• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Santiago Montobbio

   Nació en Barcelona, en 1966. Licenciado en Derecho y en Filología Hispánica, comenzó a publicar poesía en 1989 con “Hospital de inocentes”. Los poemas que siguen fueron enviados por el autor a pedido de La Poesía Alcanza. Forman parte de su libro más reciente, presentado en marzo en Barcelona, “La lucidez del alba desvelada”.

 

HE TENIDO QUE VOLVER A SER PEZ Y SER ESCAMA.

He tenido que volver a ser antiguo. Que ser limpio.

Que ser otra vez niño. He tenido

que recuperar la infancia y volver

a las edades más antiguas de la tierra.

A la memoria perdida. Al tiempo sepultado.

He tenido que volver a ser el fuego

y la luz del primer día, que la “tiniebla

aleja y rasga. He tenido que ser

otra vez pez, antiguo y niño

para que sea cierto mi querer. Para quererte.

Para que mi amor sea profundo y verdadero he tenido

que perderme y olvidarme, que dejar atrás

como a quien se le cae del bolsillo en una esquina

mi vida pasada, y he tenido

que atravesar el tiempo, que agotarlo

y volver a estar en el principio. (Adiós a todo,

y bienvenida a la vida

en ti y por todo sentido). Sólo así

puedo sentir que te quiero, y que así

el amor se ha cumplido.

--

 

ME DESPINTO EN TU AMOR Y TAMBIÉN EN LA LLUVIA.

Te quiero de olvido.

                                      Escribo en la noche,

no sé si el dolor apaciguo. El dolor de la busca,

de la ausencia. De la manera en que al final

nunca te encuentro. Estás al final de mí mismo,

al final de todo, como agua o paisaje único,

pero quizá son siempre ciertos los principios y así

me despinto en tu amor y también en la lluvia.

Y me llenas de olvido.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.