• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Manuela Vicente Fernández, de España

 

   Poema enviado por Manuela Vicente Fernández, de Orense, Galicia, España.  La autora publica en lascosasqueescribo.wordpress.com

 

   Una vez lloré

 

Una vez lloré.

Se me abrió el llanto,

como un caudal inmenso que brotase

de mi profundo ser.

Me volví fuente.

Por mi cuerpo ascendió el lodo

del fondo.

Todos decían al verme que estaba preciosa,

radiante y joven como nunca.

Pero yo sentía que el agua

me estaba asfixiando,

mis pulmones eran como esponjas.

Me fui anegando poco a poco,

dejándome morir ahogada,

sin que nadie quisiese percibir que pasaba

del verde al amarillo.

Me fui pudriendo poco a poco,

 hasta quedarme seca, vaciada.

Mis brazos, cual ramas encogidas, colgaban

de mi cuerpo de arena.

Comencé a ser desierto, árido, seco,

que sabía a tristeza en la noche.

Un desierto con ojos que nadie recorría.

Un desierto en tus brazos,

perdidos para siempre en la ilusión

de abrazarme.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.