• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Manuela Vicente Fernández, de España

 

   Poema enviado por Manuela Vicente Fernández, de Orense, Galicia, España.  La autora publica en lascosasqueescribo.wordpress.com

 

   Una vez lloré

 

Una vez lloré.

Se me abrió el llanto,

como un caudal inmenso que brotase

de mi profundo ser.

Me volví fuente.

Por mi cuerpo ascendió el lodo

del fondo.

Todos decían al verme que estaba preciosa,

radiante y joven como nunca.

Pero yo sentía que el agua

me estaba asfixiando,

mis pulmones eran como esponjas.

Me fui anegando poco a poco,

dejándome morir ahogada,

sin que nadie quisiese percibir que pasaba

del verde al amarillo.

Me fui pudriendo poco a poco,

 hasta quedarme seca, vaciada.

Mis brazos, cual ramas encogidas, colgaban

de mi cuerpo de arena.

Comencé a ser desierto, árido, seco,

que sabía a tristeza en la noche.

Un desierto con ojos que nadie recorría.

Un desierto en tus brazos,

perdidos para siempre en la ilusión

de abrazarme.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.