• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Manuela Vicente Fernández, de España

 

   Poema enviado por Manuela Vicente Fernández, de Orense, Galicia, España.  La autora publica en lascosasqueescribo.wordpress.com

 

   Una vez lloré

 

Una vez lloré.

Se me abrió el llanto,

como un caudal inmenso que brotase

de mi profundo ser.

Me volví fuente.

Por mi cuerpo ascendió el lodo

del fondo.

Todos decían al verme que estaba preciosa,

radiante y joven como nunca.

Pero yo sentía que el agua

me estaba asfixiando,

mis pulmones eran como esponjas.

Me fui anegando poco a poco,

dejándome morir ahogada,

sin que nadie quisiese percibir que pasaba

del verde al amarillo.

Me fui pudriendo poco a poco,

 hasta quedarme seca, vaciada.

Mis brazos, cual ramas encogidas, colgaban

de mi cuerpo de arena.

Comencé a ser desierto, árido, seco,

que sabía a tristeza en la noche.

Un desierto con ojos que nadie recorría.

Un desierto en tus brazos,

perdidos para siempre en la ilusión

de abrazarme.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.