• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Espacio Abierto

Marcela Sanchez, de Argentina

 

   Poemas enviados por Marcela Sanchez, de Vicente López, provincia de Buenos Aires, Argentina. La autora tiene publicado un libro de poemas titulado “Puertas”. Participa en blogs de literatura.

 

   I

 

Y con la pluma en la mano

poder vivir todo este día.

Entrar en la noche sin

pérdidas.

Las voces

-ventilados murmullos-

nos devuelven el alma.

 

 

   II

 

Ahora que

el río va llenando tus ojos verdes

estallan reflejos y

aparecen en el mundo

las cosas silenciosas.

 

 

   III

 

La lleva

en pliegues,

silenciosamente

fruta madura

No se reconoce

el vestido

en la historia del cuerpo

César Molina C., desde Canadá

 

   Poema enviado por César Molina C., colombiano residente en Montreal, Canadá, quien está presente en Twitter, en la cuenta @cesarmolina378

 

   Oh Rubén Darío!

 

Como un rayo de luz

surcaste todos los cielos

para siempre!!

 

Nada fue esquivo

a la lumbre de tu luz,

artesano del barro y la palabra,

en la penumbra

sembraste a la hora del vespero.

 

Sacudiste las sombras

buscando el origen de todo.

 

Cruzaste varias patrias,

con Nicaragua prendida para siempre

en tu pecho de Titán,

Chile en tus pasos,

más también España.

 

Tu nave coronó la inmensidad

toda la mar supo del canto,

y la sirena, tu intrepidez serena.

 

Frente a la mar supimos

que eras una nueva Atalaya Modernista

que moldeó la sintaxis y la métrica,

que abrió horizontes de alquimista

sobre el llamo vasto.

 

Se mojaron tus manos

en el río que frenético cambia,

y miraron tus ojos

el nuevo sol altivo

que con tu poesía se alza.

 

Como bandadas de palomas

que cruzan la parábola infinita

porque eres más allá del tiempo

y la distancia,

un samurai frente a las desgracias.

 

Como faltas ahora bardo

en esta noche larga

que nos cerca,

en esta calle lúgubre

que sangra!

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.