• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Espacio Abierto

Laura Podadera, de España

   Poema enviado por Laura Podadera, de Málaga, España.

   Ella publica textos en  http://laupoda.blogspot.com.es, y está presente en Twitter, en la cuenta @laupoda.

 

   Entre dimensiones

Escondidos entre el murmullo de la gente
mis pensamientos me miran a los ojos
y en las esquinas mis dudas me sorprenden.

Nunca sé dónde está la verdad, es como un dios
que nunca he visto. Como un diente de león
que si existe, se deshace con un suspiro.

¿Seré un ser de luz enamorado de la oscuridad?
¿Seré un ser oscuro enamorado de la luz?
Murciélagos y luciérnagas en la misma cavidad.

Me siento a ratos un monstruo con alma,
a ratos me siento un alma monstruosa.
No tengo lugar donde guardar la calma.

El corazón estrangulado por las manos del anhelo
tengo a la vida cogiéndome por las solapas
su frente contra la mía y mi mundo ardiendo.

No llueve o diluvia. Está todo seco o anegado,
no hay templanza, tibieza ni mesura
los sentimientos golpean en los costados.

Mírame, no me conoces. Perdóname, lo siento.
No sé quién soy, quizá a veces, sólo a ratos,
puede que nunca o hace algún tiempo.

La luz y la oscuridad devorándose dentro de mí
no pueden vencerse, no pueden rendirse,
y yo soy campo de batalla de una guerra sin fin.

Horacio Peñalva, de Argentina

   Poema enviado por Horacio Peñalva de Buenos Aires, Argentina.

   El autor publica textos en el espacio www.versosycanciones.com.ar

 

   Una señal

 

 

Una mitad de sombra me ilumina
y una mitad de lumbre me ensombrece,
entre un giro casual que me destina
y una evidencia que desaparece.

Aquí es cuestión de creer o morir,
no hay otro modo de entender el mundo.
Sólo en el sueño se puede concebir
la eternidad que viaja en un segundo.

Siempre, a pesar de todo lo que duda,
y bien adentro del destinatario,
pone el amor, eléctrica y desnuda,
una señal de signo planetario.
Es la caricia breve que reanuda
las estaciones del itinerario.

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.