• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Pantalla y poesía

ROLANDO REVAGLIATTI

“Christine”

Los faros de Christine

y Christine renacerán de su chatarra

crisparán la ilusión

vejar a Christine en el desarmadero

la sorda dignidad de aquellas

inextinguibles melodías.

(“Christine”, filme dirigido por John Carpenter).

“Zelig”

Lo encaro, sí

y lo hipnotizo

en mi regazo científico

Lo frustro, sí

por nuestro bien

su fama y mi contracción

Lúdica a su lado, por su influjo

y a mi lado, sano, por el mío

Desde la masa, rescatada lo rescato

correspondo

a lo que restable

mi paciente.

(“Zelig”, filme dirigido por Woody Allen).

“Bus Stop”

En la línea de mi vida concursando hallé

a caracterizada campesina

(y me hallé redimiendo atractivísimas

alternadoras en infectas tabernas)

Los muchos hombres de mi chica

los muchos

muchos hombres

los muchos

los por qué tantos hombres de mi chica

y con todos sus por qué tantos hombres

en el cercano pasado

me la llevo

Soy apenas un mocetón esquemático

e irrefrenable hallado

por mi chica en la línea de su vida.

(“Bus Stop”, filme dirigido por Joshua Logan).

“Carlito’s Way”

Aquí comienza a rendirse

y bien yacer

un extenuado

¿Qué otra ave rara de los barrios

tampoco acallará?...

(“Carlito’s Way”, filme dirigido por Brian de Palma).

“Las cosas del querer”

No tres

cuatro protagonizan

por no amar a un marqués

Las cosas de las retribuidas

con pan

y fama.

(“Las cosas del querer”, filme dirigido por Jaime Chavarri).

“Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón”

Soy tan como una

de ustedes la que más

amerita fugas de otros filmes

éste donde

no consto pero hállenme

sólo con sus bocas en derechura

hacia mis pezones.

(“Pepie, Luci, Bom y otras chicas del montón”, filme dirigido por Pedro Almodóvar).

(De “Celuloide: Toma 2”, edición bilingüe, castellano e inglés, con traducción de Leticia Balonés, con ilustraciones de Rodolfo Albarracín, Colección de Poesía “Octubre en París” número 17, Alicia Gallegos Editora, Buenos Aires, 1995. Rolando Revagliatti nació en Buenos Aires en 1945. Es también dramaturgo y narrador. Entre numerosas publicaciones, figura “Revagliatti-Antología poética”, con selección de Eduardo Dalter, que abarca sus textos entre 1988 y 2009. Hay además numerosas publicaciones de este poeta en formatos electrónicos. www.revagliatti.com.ar)

El ángel sepia

Las piernas más bellas del mundo serán un recuerdo prestado

para quien no tenga una sombra ronca que le siga

tocando el acordeón con un frac insinuante

El ángel azul era una abuela glamorosa

cuando bajó hasta el centro de Santiago

en el año mil novecientos cincuenta y nueve.

Yo tenía cinco años:

todo un héroe en la selva del patio de mi casa

Mi padre, un galán

que suspiraba por la rubia en el teatro

Pero yo no recuerdo a esta señora. Sólo conozco

añoranzas de plástico, afiches, y sus pómulos pálidos

en las páginas de la revista Écran.

Sentada en el barril, levantando su pierna

la Dietrich es un mito con sombrero de copa

el portaligas

de una anciana encerrada tras un vidrio empañado: una musa

venerable

refugiada en los Campos Elíseos

Gira Lili Marlene como un remolino en su victrola

donde cada surco es una trinchera que da vueltas

avivando a los veteranos de Hollywood y del infierno

Todavía tengo una maleta en Berlín

canta

desde un exilio que mutila con bombas de tiempo

Pasaron las tropas, los juicios, la jauría de soldados. El reloj

señala otra época en la Alexanderplatz

La puerta de Brandenburgo deja pasar un siglo con olor a cenizas

pero la diva no vuelve a su barrio sin murallas

La viuda se queda leyendo a Rilke frente al arco de triunfo

“Murió sola –dicen los cables- cuando miraba el álbum familiar”

como en una butaca mirándose a sí misma

Sola

mientras los bisnietos le escriben poemas

a sus piernas de ángel sepia: los bastones más bellos del mundo.

(De “Veinticinco años de poesía chilena, 1970-1995”, Teresa Calderón, Lila Calderón y Tomás Harris compiladores; colección Tierra Firme, Poetas Chilenos, Fondo de Cultura Económica, primera edición, Santiago de Chile, 1996. Jorge Montealegre Iturra nació en Santiago, en 1954. A raíz de la dictadura que asoló a Chile desde 1973, se fue al exilio y en 1975 publicó “Chacabuco”, en Roma, y su primer libro de poemas, “Huiros”, en París, en 1979. Ese año regresó a su país, donde continuaron sus publicaciones y obtuvo el Premio Municipal de Literatura de Santiago y el del Consejo Nacional del Libro y la Lectura a Mejores Obras Literarias en 1996. También es guionista, docente y periodista).

Ernesto Cardenal

Oración por Marilyn Monroe

Señor

recibe a esta muchacha conocida en toda la tierra con el nombre de

Marilyn Monroe

aunque ese no era su verdadero nombre

(pero Tú conoces su verdadero nombre, el de la huerfanita violada a

los 9 años y la empleadita de tienda que a los 16 se había querido matar)

y que ahora se presenta ante Ti sin ningún maquillaje

sin su Agente de Prensa

sin fotógrafos y sin firmar autógrafos

sola como un astronauta frente a la noche espacial.

Ella soñó cuando niña que estaba desnuda en una iglesia

(según cuenta el Time)

ante una multitud postrada, con las cabezas en el suelo

y tenía que caminar en puntillas para no pisar las cabezas.

Tú conoces nuestros sueños mejor que los psiquiatras.

Iglesia, casa, cueva, son la seguridad del seno materno

pero también algo más que eso…

Las cabezas son los admiradores, es claro

(la masa de cabezas en la oscuridad bajo el chorro de luz).

Pero el templo no son los estudios de la 20th Century-Fox.

El templo –de mármol y oro- es el templo de su cuerpo

en el que está el Hijo del Hombre con un látigo en la mano

expulsando a los mercaderes de la 20th Century-Fox

que hicieron de Tu casa de oración una cueva de ladrones.

Señor

en este mundo contaminado de pecados y radiactividad

Tú no culparás tan sólo a una empleadita de tienda.

Que como toda empleadita de tienda soñó ser estrella de cine.

Y su sueño fue realidad (pero como la realidad del tecnicolor).

Ella no hizo sino actuar según el script que le dimos.

-El de nuestras propias vidas-. Y era un script absurdo.

Perdónala Señor y perdónanos a nosotros

por nuestra 20th Century

por esta Colosal Súper-Producción en la que todos hemos trabajado.

Ella tenía hambre de amor y le ofrecimos tranquilizantes.

Para la tristeza de no ser santos

se le recomendó el Psicoanálisis.

Recuerda Señor su creciente pavor a la cámara

y el odio al maquillaje –insistiendo en maquillarse en cada escena-

y cómo se fue haciendo mayor el horror

y mayor la impuntualidad a los estudios.

Como toda empleadita de tienda

soñó ser estrella de cine.

Y su vida fue irreal como un sueño que un psiquiatra interpreta y archiva.

Sus romances fueron un beso con los ojos cerrados
que cuando se abren los ojos
se descubre que fue bajo reflectores
¡y se apagan los reflectores!
Y desmontan las dos paredes del aposento (era un set cinematográfico)
mientras el Director se aleja con su libreta
porque la escena ya fue tomada.
O como un viaje en yate, un beso en Singapur, un baile en Río
la recepción en la mansión del Duque y la Duquesa de Windsor
vistos en la salita del apartamento miserable.
La película terminó sin el beso final.
La hallaron muerta en su cama con la mano en el teléfono.
Y los detectives no supieron a quién iba a llamar.
Fue
como alguien que ha marcado el número de la única voz amiga
y oye tan solo la voz de un disco que le dice: WRONG NUMBER
O como alguien que herido por los gangsters
alarga la mano a un teléfono desconectado.

Señor:
quienquiera que haya sido el que ella iba a llamar
y no llamó (y tal vez no era nadie
o era Alguien cuyo número no está en el Directorio de Los Ángeles)
¡contesta Tú al teléfono!

(De “Poesía Completa”, Editora Patria Grande, Buenos Aires, 2007, con prólogo del poeta venezolano Luis Alberto Angulo. Cardenal nació en Granada el 20 de enero de 1925. Su compromiso político lo llevó a ser ministro de Cultura con el sandinismo, entre 1979 y 1987. Como religioso, es representante notable de la Teología de la Liberación, lo que hizo que recibiera, en 1983, una amonestación en público por parte del papa Juan Pablo II. Entre infinidad de reconocimientos, recibió en 2012 el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.