• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Poesía mapuche / Kallfv mapu (2)

 

   Los poemas que siguen están incluidos en el libro "Kallfv mapu", "Tierra azul", publicado por Ediciones Continente en Buenos Aires, en 2008. Este libro cobra relevancia especial en momentos en que el gobierno argentino lanzó una serie de operaciones represivas contra comunidades mapuche de la zona sur andina, por la muy antigua disputa en torno de las tierras de las que este pueblo fue y es despojado. En esas operaciones, las fuerzas represivas del presidente Mauricio Macri causaron dos muertes. La de Santiago Maldonado, un artesano que apoyaba reclamaciones mapuche y que perdió la vida cuando escapaba a un operativo represivo ilegal de la Gendarmería Nacional, el primero de agosto. Luego, el 25 de noviembre, fue asesinado Rafael Nahuel, de 22 años, quien acompañaba a una comunidad mapuche asentada en tierras que el Estado argentino considera su propiedad, en la zona del lago Mascardi, cerca de San Carlos de Bariloche. Miembros de la Prefectura Naval, la fuerza que debe custodiar los ríos, le dispararon por la espalda. Igual que Maldonado, Rafael Nahuel estaba desarmado).

  

   Roxana Miranda Rupailaf

 

   Evas

 

Hágase la tierra.

Le pondremos viento en el ombligo

y mar entre las piernas.

 

Hágase la luz y las estrellas.

En sueños celestes trasnocharé para no ser vista.

 

Háganse los peces, los animales, las aves.

Multiplíquense y habiten el reino de mis caderas.

 

Háganse las flores y los frutos

para simular la fiesta.

 

Hágase el hombre del barro de mi garganta

que de la saliva salga a cantar.

 

Hágase la mujer a mi imagen

con la divina dulzura del lenguaje.

 

 

   Wewün Nagtül

 

   Liwén

 

Después de las estrellas de la noche

anuncia la aurora tu llegada

Liwén…

la anciana luna te esperó

antes de ocultarse…

tu puño cerrado

y el ceño fruncido

acompañaron tu primer silencio,

miraste

fijos los ojos

desafiando desde el primer momento

la vida…

 

 

   Desde el encierro

 

Iremos hermano iremos hermano

Por el camino del cielo

Cambiaremos nuestro olvido

Pues supimos recordar…

 

Aún somos la gran fuerza

Que con bravura sabrá defender

A nuestra madre y hermana también…

 

En brazo fuerte tenemos wiño

Y nuestra voz hará estremecer

Desde el encierro y el agobio

Querido hermano querido hermano

 

Como uno iremos, juntos hermano como uno

Cantaremos la buena canción del hombre pájaro

Que hará despertar nuestro lucero

Que en el gran sueño está…

 

Iremos hermano iremos hermano

Mapuches somos totalmente admirables

De nuestros ancestros renacimientos somos

Con gran poder

Hemos vencido hermano mío y venceremos!

 

  

   David Aniñir Guilitraro

 

   Mapuche joven

 

Necesariamente desintegrado

Átomos

Células

Polvillos sin espacio

Cayendo al precipicio de las formas y el orden

Presidio de venas aceradas

Sin fianzas ni coimas

Que te liberen

Extremas luces perforando el cerebro

Tóxico sublime que estalla en los sentidos

giro al aire,

en la desorientación buscar el curso

opuesto a la caravana,

voltear entre los aleteos circunstanciales

que te deparan

en medio del descenso

el apéndice de los recuerdos

conjuga su verba

como un niño balbuceando

las primeras injurias al nacer

fecundar los sonetos del silencio

mordiendo la labia umbilical

que une tu realidad con el mundo

sueños de musas desnudas

sobre la hierba sacra

semen mapuche nevando las montañas

chorreando las calles

por donde transitan los descendientes malheridos.

Necesariamente enfrentado a ti

El espejo te destierra

Drenan hemorragias

Y líquido servido bajo el puente

Necesariamente vivo entre los muertos

Gimiendo en el trance

Del sueño y tu despertar,

En circunstancias tales

Parietales

Pariendo muertos in-vitro

En los escollos más escondidos de tu verdad

Temiendo de ti

Guarecido en tu calidad ciudadana

Frecuente ignorancia

En el cortometraje de tu trama

De amores incandescentes

Humeando en las cenizas de tus huesos,

Acto perverso al borde de la flor

Aleteando sus pétalos en la tierra árida,

Siluetas soldadas al arco

Apegadas fríamente al cuerpo en conflicto

Tienden a desalojar tu hábitat

Como el ave moribunda

En dirección a la noche.

 

 

   Mapurbe

 

Somos mapuche de hormigón

Debajo del asfalto duerme nuestra madre

Explotada por un cabrón.

 

Nacimos en la mierdópolis por culpa del buitre cantor

Nacimos en panaderías para que nos coma la

 maldición.

 

Somos hijos de lavanderas, panaderos, feriantes y

 ambulantes

Somos de los que quedamos en pocas partes

 

El mercado de la mano de obra

Obra nuestras vidas

Y nos cobra

 

Madre, vieja mapuche, exiliada de la historia

Hija de mi pueblo amable

Desde el sur llegaste a parirnos

Un circuito eléctrico rajó tu vientre

Y así nacimos gritándoles a los miserables

Marri chi weu!

En lenguaje lactante.

 

Padre, escondiendo tu pena de tierra tras el licor

Caminaste las mañanas heladas enfriándote el sudor

 

Somos hijos de los hijos de los hijos

Somos los nietos de Lautaro tomando la micro

Para servirle a los ricos

 

Somos parientes del sol y del trueno

Lloviendo sobre la tierra apuñalada

 

La lágrima negra del Mapocho

Nos acompañó por siempre

En este santiagóniko wekufe maloliente.

 

 

   Paulo Huirimilla

 

   Ül a mi hijo que aún no nace

 

Mi hijo vive en un árbol de palabras

Mudo como la mudez

Con un pedazo de oro pintado

En la cabeza

Ver el espíritu que me sigue

En el agua

Tuyo ha sido el pájaro muerto

En la vertiente

Aquí te traemos la borrega y el lobo

Para mirar tu color

He seguido a la flor azul

En tu sueño

Y ahora le veo junto a un caballo

He oído tu lenguaje

En la nube que viene hacia mí.

 

 

   Temaukel

 

Habitante del cielo

No te me duermas

Necesito aquel sueño

De estrella

Que se me junta el agua

Y el silencio

Hay ahí un espacio

En el que habita

Kénos

En su bóveda celeste

Temaukel en el sueño ver

Para morir este corazón

Oscuro.

 

(De “Kallfv mapu, Tierra azul”, antología de la poesía mapuche contemporánea, edición bilingüe, con selección de Néstor Barron y prólogo de Osvaldo Bayer. Ediciones Continente, Buenos Aires, 2008. En la nota introductoria al libro, Néstor Barron explica que la lengua del pueblo mapuche, mapudungun, no tiene una grafía uniforme, por lo que resolvió respetar la forma de escritura de cada autor. Asimismo, desistió de incluir un glosario con algunos términos mapuche que “no tienen traducción en el mismo poema en que aparecen”).

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.