• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Poetas en Medellín / 2017 (II)

    Publicamos la segunda selección de poemas de autores que estarán presentes en el Festival Internacional de Medellín, del 8 al 15 de julio, en la ciudad colombiana. El espacio oficial del Festival en internet ofrece información detallada sobre los participantes y su obra. En algunos casos, además, se incluyen textos con su posición sobre el arte poético y su ubicación en el mundo. De allí salen los poemas que siguen.

   La primera serie de estos autores está disponible en este enlace:

   http://www.lapoesiaalcanza.com.ar/poemas/3535-poetas-de-medellin-2017

   El espacio oficial del Festival de Medellín (al que La Poesía Alcanza asistirá en su integridad para informar sobre su desarrollo), es el siguiente:

   http://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Intro/index.htm

 

   Camilo Restrepo

 

   1

¿Cuánto ha pasado desde que miramos el primer reloj?
¿Cuántos siglos
cuántas casas derrumbadas
cuántos sueños imposibles se han abierto
tras el rito arcano del primer hombre 
que se decidió a cerrar los ojos y pensar?

Nuestros muertos han renacido una y otra vez del polvo
para acomodarse en los armarios de la historia
y aún no termina la espera

Tal vez a esta hora llueva lejos de mi casa
y las plazas sigan convirtiéndose en abismos
o el mundo en un gran barco para los borrachos
mientras yo
sigo aquí esperando para ver mi rostro entre las aguas
como si otro
uno que habitara allí del otro lado
luciera la máscara de mi gemelo para burlarse de mí

¿Algo o alguien tocará mi espalda?

 

   30

Si al besar una boca
encuentras un espectro,
huye

Suelen ser profundas las heridas del pasado
y el camino del amor compartido
largo y espeso como la niebla

Mas si eres fiero
si tu amor ha encallado ya en esa costa
no te queda más que iniciar la contienda

Lucha
al final, tal vez
haya dos lenguas
para lamerte las heridas.

 

   De los viajes

Un día
entras en la noche
para siempre
y después
el sol
ya no te reconoce.

(Camilo Restrepo nació en Medellín, en 1987. Recibió varios reconocimientos, en su país y en el exterior. Poemas suyos fueron incluidos en antologías y en publicaciones de varios países. Es también narrador y promotor cultural, con impulso a lecturas, publicaciones y talleres).

 

   Graciela Maturo

 

   Aquello que amaste permanecerá

                      What you lovest will remains
                                               Ezra Pound

Ha de durar aquello que has amado
dijo un día Ezra Pound
ese insano
poeta recluido.
Lo sé, lo supe siempre.
No morirán las palabras estremecidas
ni las hojas del álamo que el viento desprende ahora.
Todo tendrá su tiempo perdurable
su reino, su medida.
El rostro de los muertos nuevamente
aparecerá dibujado
sobre la tela
del aire.

 

   Las mariposas

Las mariposas siguen
ardiendo
sobre los radiadores de esas máquinas
que los hombres llaman automóviles
Arden hermosamente
junto con nuestras trenzas, con las hojas
recogidas en el parque al atardecer,
con los cuadernos dibujados y el sueño
de las adolescentes
absortas de amor
que sabían mirar desde el lado del pájaro.
Arden aún con sueños que resplandecen.
Es su manera de existir
de decir su delirio entre los muebles
que crujen en el alba
entre los libros fósiles
desordenados en los viejos pupitres.
Ese minuto de su muerte dura para nosotras
es un rito
reconocido por dos chiquillas  que se encuentran
en un lugar sin  tiempo
para volver al parque donde un árbol espera
y descubrir que nada está perdido
que nunca nos alejamos de su sombra
y estamos aquí
danzando
esperando a los ángeles
entre alacranes insomnes
y mariposas que se suicidan.

 

   Señales en el naufragio

Desolación de los días finales
bullicio efímero de la feria.

flotan dispersas las maderas
que usaremos
quizás 
para
construir
alguna  barca.

Ya  no queda más tiempo
Alguien solloza
¿Alguien percibe la catástrofe?
Flotan dispersas las maderas
y una gacela  desorientada
se vuelve 
sobre los cuerpos mortales
que yacen en el páramo

Desolación de los días finales

 

(Graciela Maturo nació en Santa Fe, Argentina, en 1928. Comenzó a publicar a los treinta años, con “Un viento hecho de pájaros”, y desde entonces erigió una obra extendida y muy ponderada. Poemas suyos fueron integrados a varias antologías. Es también ensayista e investigadora, en cuya condición publicó obras como “Julio Cortázar y el Hombre Nuevo”, “La razón ardiente. Aportes para una teoría literaria latinoamericana”, y “La poesía: un pensamiento auroral”).

 

 

   Jesús Sepúlveda

 

   El puente

Habitas tu cuerpo
como puente extendido en medio de la nada

Sin noche ni esperanza
el cuerpo es el puente que cuelga de extremo a otro

Los extremos nunca se alcanzan 
pero se adivinan

No hay vértigo ni miedo 
sino puro espanto

Se cruza el puente a tientas
nada que hacer

Tarde o temprano se divisa una humareda 
o el puente se desanuda

No hay noche ni vacío
ni tampoco otros puentes tendidos que te sirvan de consuelo

Y no hay caso querer volver 
sobre tus pasos

El puente se está desanudando 
siente su textura bajo tus pies

Y esto no es una metáfora
el cuerpo se está desanudando

 

   Utopía

Figúrate que te despojan 
te dejan sin nada
desnudo contra la primavera

Figúrate que te ríes
y abandonas el trabajo el domo la nada 
y descansas frente a la primavera

Figúrate que te olvidas
y desaprendes todo tu entrenamiento
que anadeas como pato entremedio del huerto

Figúrate que no hay raza rencor remedio religión 
ni estado
que los cristales que te separan del arte se trizan y borran lentamente

Fíjate bien en lo que digo

Figúrate que pierdes el miedo la lengua la anorexia
que se acaban las armas el tedio la bulimia
y abrazas a tu pareja 
que recoges el alimento de los árboles 
y cosechas el cultivo
que te mantiene sano todo el invierno

Figúrate ser libre
sin número ni fronteras ni archivos 
que te despojan del peso y brotan tus ojos
que abandonas el trabajo el domo la nada 
que desaprendes tu nombre 
y descansas tranquilo en medio del huerto

 

(Jesús Sepúlveda nació en Santiago de Chile, en 1967. Reside en Estados Unidos. Entre su obra publicada figura una antología, “Poemas de un bárbaro”, que apareció en su país en 2013. Su obra “Hotel Marconi” fue llevada al cine en 2009. Tiene obra publicada en Argentina y México. Es también ensayista).

 

   Gerry Loose

 

   Hedderwick 


aquí podríamos haber plantado  
un remo   
pero suturamos   
la tierra  
un palimpsesto  
una ecología del habla  
lugar de brezo 

 

   Houston Mill 

una rama de sauce rota  
y sus ojos azules  
caminan con nosotros  
nuestro tiempo en derrumbe  
nuestras vanidades  
el Camino  
una ruta de aquí a allá 

 

   Craigmoor 

 

visiones de una tierra  
despojada de historia  
que deja sólo labios entreabiertos  
una canción ausente  
por los mineros  
por los pastores  
polen para las abejas

 

   Castle Garden Of Water Beyond 

el cielo nocturno  
tachonado  
las mujeres cantan   
una última canción robada del tiempo  
qué es el suelo  
del hacer   
del comprobar 


  

   Shirva 

 

todo el oeste   
se mueve hacia el oeste  
los lenguajes siembran  
y migran  
las vocales se estiran  
hay un principio aquí  
canta el sarapico  

(Nació en Escocia, en 1948. Su obra poética está asentada entre el activismo cultural y político. Por ejemplo, “Aquella persona misma” es el reflejo de una gira por lugares donde Estados Unidos hizo pruebas nucleares o donde arrojó bombas, como Hiroshima y Nagasaki. Recibió varios premios y fue el primer director del Centro de Escritores de su país. Despliega sus textos en lugares abiertos, como parques, jardines y hospitales).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.