• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Travesías Poéticas/Traversées Poétiques (II)

GABRIEL IMPAGLIONE

Jack contra la máquina

A Jack Hirschman

Nueva York huele a pólvora y orín,
nube de carbones que parece noche
la ocupa como un regimiento
aerotransportado
desciende -oh dioses violentos- sobre los techos
y asfixia el aliento de las rosas
que sueñan en el piso ciento veinte.

Washington huele a fosa común y fósforo
-luto de lejanías que los muertos que matan
cargan en sus borceguíes de regreso a casa-

es el vapor de la máquina del lucro,
engranajes macizos
estridentes feroces trabajan a destajo
liberan vapor de sangre calcinada
que se condensa y cae -polvillo sin pausa-
empantana la música pegotea la voz
hasta cambiarle el sentido a las palabras.

Tu país, Jack, se ha llenado de dolores ajenos.

No hay pequeño pueblo sin llanto importado,
no hay mirada sobre el parque
que no reviva la extraña flor pisoteada bajo balacera.

¿Por qué no escuchan la voz de los poetas?

Otros senderos de lágrimas se abren en la tierra
empujados por la avidez y los fusiles.

¿Por qué no escuchan la voz de los poetas, Jack?

¿Qué heroísmo la repugnancia?
¿Cómo se dice basta en tu país?

Jack... pisa punza aplasta la máquina
sangra te tajea te desangra de miedo y luto cada vez.

¿Vale un hombre unos gramos de bronce?
¿Quién gana una guerra?

¿Por qué ha de ser el niño
que juega en un parque de San Francisco
el próximo muerto que mate y muera?

El Mississippi lleva en sus entrañas harapos
de niños rotos que descarga en el mar
como manifiesto incontestable.

Y en Washington ese vapor...

constante corrosivo lleno de dientes
huele a fósforo, es polvillo
que mata las hojas de la hierba
le cambia el sentido a las palabras.

¿Por qué no escuchan la voz de los poetas, Jack?


LUIS RAÚL CALVO

Regreso

Los muertos regresan
de vacaciones,
desparramando su alma
en un florero.

En esas aguas
vírgenes de odio
escurren el hastío.

Los muertos regresan
del exilio
a reclamar por exiguas
pertenencias adquiridas,
a dialogar con la piel
dolida por su ausencia,
-germen hacedor del olvido-.

Acaso ignoren
que el dolor
lleva un disfraz
de fiesta en las mejillas.


Líneas de fuga

No hay un orden
cuya transparencia
se someta a nuestro juicio.
Lo pensado o lo impensado
lo abstracto o lo concreto
son formas manifiestas
de arribar a las desnudas
curvas del deseo.

Por eso, con el primitivo
asombro de quien no sabe,
vemos más allá de las líneas
de fuga y comprobamos
que la certeza es una gota
difusa que cae lentamente
en la plenitud
de dos cuerpos abandonados.

(Todos los poemas pertenecen a "Traversées poétiques/Travesías poéticas", poetas argentinos traducidos al francés, edición bilingüe coordinada por José Muchnik y Nicole Barriere, editorial L'Harmattan, Buenos Aires, 2011. La iniciativa contó con el apoyo del Centre International Interuniversitaire de Créations et d'Espaces Poétiques de la Universidad de París VIII, y de la Alianza Francesa de Buenos Aires. Más información sobre esta obra en la sección Noticias).

 

RUBEN DERLIS

Madrugada por la rue
de la Folie-Mericourt

Nadie en la madrugada,
sólo París y yo haciéndonos el amor escandalosamente.

Vengo de République con el corazón empapado de alegría
y todavía canta en el vino la calidez de los amigos.
Por las calles de silencio y de niebla
dos o tres gatos siguen mis pasos sin entender muy bien
por qué si no soy gato callejeo a esta hora.

Alguien, desde muy lejos, comenzó a destapar el alba,
y los aromas y colores que llenarán el día son solamente
/míos.

En Saint-Ambroise, los primeros pájaros alborotan la
/mañana
mientras construyo un poema volátil que se dispersa en el
/aire
como la noche gastada ya -pero no su recuerdo-,
y cuando sin darme cuenta me toco el alma,
descubro que he estando pensando constantemente en los ojos
/de Mireille.


Una caja llena de lluvia
y un poema de Prévert

Traía una caja hasta el borde de lluvia,
caminaba pensando en vos, distraído en tus ojos,
asombrado con tu parecido a algunos versos de Prévert,
cuando tropecé con tu alegría,
me llevó por delante con su esperanza;
apenas salvé al corazón de caer al suelo
pero no pude hacerlo con la caja de lluvia
que me había regalado para regalarte:
se derramó sobre el vestido de la tarde.
Ahota te espero con las manos llenas de sol
-fue cuanto pude juntar, apresurado-
que te daré no bien llegues
en el tren de las dieciocho doce.

IRENE GRUSS

Movimiento

Una mujer sola frente al mar
es más majestuosa que él.
Puede pasar una gaviota
augurando la muerte
o puede caer el sol humedeciendo
las lonas de las carpas
hasta apagarlas,
pero una mujer
frente al mar
mece su soledad como una dueña
y no se estremece.
La luz
del mar tiene la importancia
y el movimiento de su ánimo, de su alma.
El viento suena alrededor
de la mujer
y la despierta:
ahora se trata de la playa sin luz, una mujer,
el sol caído, el sonido del mar,
carpas levantadas,
el viento que lo da vuelta
todo.


JOSÉ MUCHNIK

He visto
Extraído de: AMAZONIA HE VISTO

la selva palpitando
como un tambor de sangre

la selva abierta
como un amor inesperado

la selva en grito
como un río enceguecido

He visto árboles

árboles abatidos
como abuelos centenarios

árboles en carne viva
como reyes solitarios

árboles suplicando
la llegada de otros cielos

He visto la tierra

la tierra en cenizas
derrotada hasta el horizonte

la tierra madre
la tierra novia
la procreadora del canto
y de los huesos
de las voces
y de los peces

la tierra avergonzada
sin rostro para las flores

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.