• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Verónica Zondek

PALPO LA MISERIA DEL OJO
en la vitrina.
No responde mi astilla.
Mi zapato
reclama su carne para avanzar.

Mansa
agrede la ola ebria de sí.

--

El pétalo de tu boca lame mi cuerpo.

Tu boca
sustrae mi soplo.

--

No recuerdo tu mano.
Tu húmeda de cicatriz
no olvido.
Tu rebalsada de soberbia.

La huella que tranquila se baña
tu estela
no olvido.

NO OLVIDO.

--

Puro antojo
TU TIRAS MI VIDA
la encajas
"very chilean"
en el mecano tuyo
y simulas el juego infantil
precario
más allá del tiempo exclusivo
JUEGO MEDIO GRIS
que tú

que tapizas de esquina a esquina
todo
todas las calles, los muros, los cielos,
los cementerios, los interiores
y nos cubres de pasto gris
de plástico gris entre los ojos
adormecidos
y sin respirar ya
humo, neblina, vapor antojadizo
toda la invasión en el cuerpo
en mi recipiente
en todos los otros recipientes
los cónyuges pálpitos
sus codos tan grises de soportar la cabeza
y grises también los intestinos
la piel resquebrajada
gris
elefante cuero

DE TANTO ENDURECERNOS

Y SOPORTARTE.

--

Gris
redonda
sin salida
MUDA ANTE EL MUNDO QUE CRUJE.

--

Desciendo a los parques
al metro
a los anuncios
y creyentes
tú y yo
en el ayer de ahora
predecibles son los minutos.
Entera
ROMPO
y no me freno.

--

Yo
VIVA
yo
NO SOPORTO TU PERFECTA BESTIA
ahí en la plaza
incrustada
entre pájaros lisiados.

--

UN GRITO EMPAPELA MI GARGANTA.
Vacuo
bajo la roca

MI ALARIDO.

En mi palabra
TU LLAGA.

--

Así vomites
vomites la tierra y el valle
Así cubras la cima con culpa
Así nos ahogues en la confesión
y tu in-mundo
penetre
NOS RETUERZA LA MÁSCARA
la mueca de asco

y no baste

--

NO BASTE TU MUERTE

--

Bajo el peldaño irrepetible
yo
la sin norte
la en el desierto

DESNUDA.


(De "El hueso de la memoria", Ediciones Último Reino, Buenos Aires, 1988. Verónica Zondek nació en Santiago de Chile en 1953. Integra el comité editorial de LOM Editores. Además de su obra poética, publicó junto con Silvia Guerra "El ojo atravesado", sobre la correspondencia entre Gabriela Mistral y escritores uruguayos. Jurado de varios concursos literarios, entre ellos los del Consejo del Libro de su país. Además de poeta, es licenciada en Historia del Arte y traductora).

 

De todos
abandono.

En la nube mi ala.

--

Yo
nadie
acaparará tus heridas de héroe que esfumo
las mías
mis heridas
mi impotencia
para que ardan

Y ARDAN
también.

--

Mi ser entrego al silencio.
Mi bruja
acorralo.

No sumerjo mi ala en la espuma
que me disipa.

--

Hundo mi labio de carne.
tu latido favorezco
tu independiente
tu muy fuera del bulto vivo
tu muy indiferente al gusano
al arrastre que nos cría la muerte.
TU MUERTE LLORONA LAMO
Lamo tu sal
hasta que mi lengua parto en dos.

--

SOY EFIGIE DE CUERPO ENTERO.

Puedo seguir mi juego
sin las palabras que me enhebran.

Impasible
me bordo.

--

Bajo apenas la superficie
en la tierra llena de pedazos
de muerte íntima
en la mía entraña
crece la hierba
anónima
asexuada
y cubre mis piernas
mi tubería
mi elástica de carne
OPACO PASO DEL GUSANO
opaca la roja
MI VENA
la orgullosa del futuro.

--

Trago de roca
soy
trago de polvo
novia inocente

en la espuma.

Humanos
ANDAR PASAJERO
castillos en abandono
apenas puntadas de mar.
Humanos
DIAMANTES SOLITARIOS EN DESAFÍO A LA CARNE
casitas apenas
escoria
choros y cachos
almejas y locos
lapas
caracoles
picorocos y demás
corazas de vida temporal
NIDOS
excelentes hábitos a mostrar.
Desfile de bailes
contados
a la orilla del agua.

--

Un hueso me habita
Un silencio
un arrastre en mi carne.

--

SOY FANÁTICA HACEDORA DE MI
PROPIA SOMBRA.

Gusto enhebrar mis comienzos
lejos
muy lejos del jardín inglés
que me llama al orden.

--

Nos plantas sin pena en el miedo
en el hambre
en el frío
fuera del conocimiento
sin opuestos
sin proceso
oficial
haces entrega
del tragaluz que nos mantiene.

--

Brilla el cuerpo liviano
el autóctono
y la raíz se incrusta ahí mismo.

Nos maman el terruño
el cielo arriba mamamos.
Celestes
los ojos tristes de la vaca inmensa
miran.

--

Poseeré mi máscara aquí
mi máscara mayor
mi máscara propiedad de otros
para estirarla
para que desaparezca
para que no sea.
Mas vuelvo a incrustarme en ella
repetidas veces
y corro hacia adentro
hacia el hueso
Y CRUBO EL DESNUDO CON CARA.

--

Nosotros
miles
en línea recta
oponemos el traje de la marcha
forzada
a tu inmovilidad
a tu tiempo sin límites
a tu insaciable sed cetrina
que nos hurga la espuma de ola
rompiente.

--

Diré
NO
al alambre en la cordillera.

Diré
NO
a las estrías de la momia.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.