• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

Georgina Ramírez

 

   Mantis

Se abre la pierna para fracturar el mundo

Y la boca
que en vano intenta desviarse
se enreda

Un caudal en ráfaga
hace estragos
los olores arañan

la lengua devora todo resto
cae rendida ante el follaje
perece

Hay presas que merecen ser mordidas


   El último alfabeto

Te aprendí
en todos los idiomas
hasta el peso exacto de tu cuerpo

tu mirada
tus caminos

Estabas
entre mis manos
y no pude percibirte
sostuve mi puño
para no perderte

sólo la nada
me pertenece

 

   Noviembre cuarto


Hoy ha muerto mi padre
sólo el movimiento de mis labios
recuerda tierra

me hago nube

en casa pequeñas islas
naufragamos en intemperie

su aliento menguó
entre mis brazos
fragmentando el suelo

cerrando mis ojos con él


   Intemperie

Él le regala su último adiós
La despide con la mirada envejecida
como quien ha visto tanto amanecer a su lado
que conoce todas las noches de su cuerpo

Ella le sujeta el alma
la anuda con palabras que ya no dicen
que son sólo errancia
Promete otra noche
una última noche estragada que no sepa de mañanas
que estalle en el temblor de las carnes

Hay recuerdos que no saben despedirse

 

   Oráculo

Tengo tanta infancia blindada
me veo caer
y me aferro

¿Dónde los rostros que te reflejan
extraviados en lágrimas
que entran por mi ventana
y se revelan
en las letras
de un poema inconcluso?

En cada esquina de esta casa
está tu sombra
salpicada de noche
amaneciendo

Padre
no apagues la luz.

 

   En el semáforo

 

Ellos te miran
esconden sus miedos
lavados al sol

la armadura de cristal
separa su hambre
de tu duda

Inevitable la luz verde

 

   El laberinto de Creta

El hombre

en un lugar lejano
de su propia memoria

Fantasma de su ayer

¿Dónde quedó tu altura
dónde tus pasos
tu verde arrullando el día?

¿Dónde estás padre?

Aún el espejo
no te encuentra


   Credo

No basta una plegaria
divagar en la tiniebla te ha extraviado
he nadado en la locura
y en tu nombre
madre
hoy me confieso

De pronto tus alas desconocieron el vuelo
y estalla en la ventana el mañana
la luz se hace miedo
te pierdo

No supe de esta oscuridad que eras
y deshago los peldaños que me llevan a tu infierno
ya no hay camino en ti

Se diluyen los días que te nombran

Nunca has sabido levar anclas
quizá por eso el naufragio
la deriva en los ojos

 

   Peregrinación

Yo nunca pedí esta guerra

ni siquiera pedí la oración
que me cuelga del pecho

Yo no quería estar muerta
para pelearla desde mi tumba

 

--


Era imposible salir ilesa
de toda la oscuridad
que eres

--

Si al menos un árbol
revelara
todo lo que calla la noche

--

El ángel pidió
un sacrificio de amor
lo llevé a mi infierno
lo hice arder

--

Un pájaro intenta
el escampado en mi ventana
no sabe del diluvio dentro



(Los primeros nueve poemas son de "Daño oculto", Oscar Todtmann editores, Caracas, Venezuela, 2015. Los últimos cuatro son de "Lo que calla la noche", Ediciones del movimiento, Maracaibo, Venezuela. Georgina Ramírez nació en Caracas, en 1972. Publicó, además de los dos libros mencionados, "Piel de Durazno", plaqueta de poesía, del taller editorial El pez soluble. Poemas suyos fueron incluidos en las antologías "El Ojo errante" (Venezuela); "La Mujer Rota" (México); "La voz de la ciudad" (Venezuela); "Miradas y palabras sobre Caracas, para bien o para mal" (Venezuela); "Arte Poética" (Argentina); "102 Poetas Jamming" (Venezuela). Es creadora y directora de la A.C. La Parada Poética. Administra los blogs poesía-en-georgia.blogspot.com y laparadapoetica.blogspot.com. Está presente en Twiter, en las cuentas @georgiatwitea y @laparadapoetica, y en Instagram, en @georginaramirezavile y @laparadapoetica. Es licenciada en Trabajo Social, especialista en Dinámica de grupo. Todos los poemas aquí publicados fueron seleccionados por la autora).

 

 

   Piel de durazno

¿Cómo apagar el fuego que dentro quema?
si ni siquiera la piel
disuelta
intenta calmar el volcán
que detonó el encuentro

aún en solitario
sigue encendido el refugio
donde antes tú.


--

Hay una filtración
en mi cama

no hay materia que resista
tanta humedad

humedad si te nostalgio
humedad si te deseo

No fue posible
dos idiomas más disímiles
en este adiós.

(Del libro artesanal "Piel de durazno").


   África

Hambrienta
preparo la celada
percibo el temblor de tu cuerpo

Salivo atenta a la mordida
mientras advierto la palidez en el rostro
destilan los fluidos

Me arrastro en acecho
olfateo el espacio
ese olor exasperado

soy puro instinto garras y dientes
alerta a la presa
aullido que ahoga en la entrepierna

Licántropo sediento
que aterriza en tus hechuras

no temas

Soy un animal domesticado

 

   Haití

Hoy hice para ti una pequeña maleta
Agua
pan
chocolate
y un poema

Porque la tierra se abre a tus pies
se traga tu casa
tu gente
se traga tu risa

Te escupe de vuelta la piel llagada
Cierro mis ojos para no ver tu llanto
pero el llanto no cesa
Se hace eco en mi almohada
que apenas puede soportar mi insomnio
que ya no puede contener tu imagen

Quién sostiene una vida que cae

 

   Piel de asfalto


He ido disolviéndome
para que esta ciudad no me duela tanto

He dejado de llamar niño a sus parques

sudo en el revés de mis formas
y apresuro el paso
-esta vez llegaré a casa-
me digo
mientras invento
la forma del equilibrio

No me engaño
se que todas sus noches
tienen algún perro que aguarda
en vigilia
por el mordisco

aún así
camino sobre su lomo cansado

volteo a ratos

vuelvo a llamar pájaro al canto
me pregunto si en su sombra
cabe tanto suelo
y piso

Quizá deba guardarme
para ese infarto que llegará a las 3 de la mañana

mientras la ciudad duerme
con el regazo hinchado
de sostener tanta muerte

 

   Red light district


Un tren que viaja a prisa
sucumbe a tu esencia
diáfanas contradicciones

Vistes de seda y tulipanes
impregnas con tu aroma
los rostros que te traspasan
el bajo vientre
paseándote con la ingenuidad de un niño
en bicicleta

Cae la tarde
los maniquíes cobran vida
placeres fingidos detrás de una vitrina
amores de emergencia

Baco triunfa una vez más

Ámsterdam cae
Bebida fumada

Al otro lado
Van Gogh
pierde una oreja


   Sacré coeur

Te transitan todos los idiomas
te hablan todos los colores

me recibes en voz baja
inclino tu figura
al recorrerte

la elocuencia de tu erótico andar
sublima tus atajos
obstruidos
en un lúbrico torrente de cuerpos
que te ostentan

tus manos
debajo de mi falda
hurgan cada letra
que te nombra

Respiro Celan, Vallejo, Whitman
mientras bebo del Sena
los poemas escritos en tus ojos

Me hago noche en tu bohemia

(Del libro inédito "Postales de Georgia").

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.