• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

Es como un diamante fino

    

   VIOLETA PARRA

 

    Corazón maldito

 

Corazón, contesta,

por qué palpitas, sí, por qué palpitas,

como una campana

que se encabrita, sí, que se encabrita.

¿Por qué palpitas?

 

¿No ves que la noche

la paso en vela, sí, la paso en vela,

como en mar violento,

la carabela, sí, la carabela?

Tú me desvelas.

 

¿Cuál es mi pecado

pa maltratarme, sí, pa maltratarme,

como el prisionero

por los gendarmes, sí, por los gendarmes?

Quieres matarme.

 

Pero a ti te ocultan

duras paredes, sí, duras paredes

y mi sangre oprimes

entre tus redes, sí, entre tus redes.

¿Por qué no cedes?

 

Corazón maldito

sin miramiento, sí, sin miramiento,

ciego, sordo y mudo

de nacimientos, sí, de nacimiento.

Me das tormento.

 

 

   ¿Por qué será, Dios del cielo?

 

¿Por qué será, Dios del cielo,

que no se resigna el alma

cuando nos cambian la calma

por olas de desconsuelo?

Tal vez sea por orgullo

del que recibe la afrenta,

porque la pena es inmensa

de ver desecho el capullo.

Por no escuchar el arrullo

les brota la indiferencia.

 

Se llora a lágrima ardiente

la ausencia del ser querido,

el corazón conmovido

palpita ligeramente

de verse tan de repente

solito en su gran desvelo,

como un barquito velero

que pierde su capitán

en brazos del huracán

¿por qué será, Dios del cielo?

 

Todos hablan del verano,

todos de la primavera,

de la luna, de la estrella

y del cielo arrebolado,

como si el enamorado

que pondera tanto azul

tuviera en sí la virtud

de la dicha eternamente,

cuando sólo de repente

se escucha el son del laúd.

 

La tristeza es un infierno

que nos oprime a su antojo,

como pájaro goloso

muerde las flores brillantes.

El alma es el gobernante

que rige las estaciones,

correspondido en amores

el ser se convierte en sol

y en negro el bello arrebol

si el hombre está en aflicción.

 

 

   En los jardines humanos

 

En los jardines humanos

que adornan toda la tierra

pretendo de hacer un ramo

de amor y condescendencia,

pretendo de hacer un ramo

de amor y condescendencia,

de amor y condescendencia.

 

            Es una barca de amores

            que va remolcando mi alma

            y va anidando en los puertos

            como una paloma blanca,

            y va anidando en los puertos

            como una paloma blanca,

            como una paloma blanca.

 

Permiso para cortar

la flor del comprendimiento,

la yerba de la esperanza,

la hojita del sentimiento,

la yerba de la esperanza,

la hojita del sentimiento,

la hojita del sentimiento.

 

            Es una barca de amores…

 

En el centro de mi ramo

la rosa del corazón,

el árbol más amistoso

y el fruto de la pasión,

el árbol más amistoso

y el fruto de la pasión,

y el fruto de la pasión.

 

            Es una barca de amores…

 

 

   Santiago, penando estás

 

Mi pecho se halla de luto

por la muerte del amor,

en los jardines cultivan

las flores de la traición,

oro cobra el hortelano

que va sembrando rencor,

por eso llorando estoy.

 

Los pajarillos no cantan,

no tienen dónde anidar,

ya les cortaron las ramas

donde solían cantar,

después cortarán el tronco

y pondrán en su lugar

una letrina y una bar.

 

El niño me causa espanto,

ya no es aquel querubín,

ayer jugaba a la ronda,

hoy juega con un fusil;

no ve la diferencia

entre niño y alguacil,

soldados y polvorín.

 

Adónde está la alegría

del Calicanto de ayer,

se dice que un presidente

lo recorría de a pie,

no había ningún abismo

entre el pueblo y su merced,

el de hoy, no sé quién es.

 

Santiago del ochocientos,

para poderte mirar,

tendré que ver los apuntes

del archivo nacional,

te derrumbaron el cuerpo

y tu alma salió a rodar,

Santiago, penando estás.

 

(De “Violeta del pueblo”, con prólogo, selección y notas de Javier Martínez Reverte, Colección Visor de Poesía, Madrid, tercera edición, 1996. Violeta Parra nació en San Carlos, Región de Chillán, sur de Chile, en 1917. Influida por la inclinación musical de sus padres, a los nueve años se inició en la guitarra y el canto, y a los doce compuso sus primeras canciones. Con apoyo de Nicanor entre sus ocho hermanos, recorre zonas rurales, recopila música folclórica y realiza sus primeras grabaciones. Compone canciones, décimas y también música instrumental. Entre otras actividades, se dedica también a la pintura y la escultura. Viaja en 1954 a Polonia, recorre Europa y la Unión Soviética y vive dos años en París, donde toma contacto con numerosos creadores, al tiempo que graba sus primeros discos. De regreso en su país, desarrolla una intensa actividad creativa, impulsa acciones culturales, crece su figura como folclorista pero en un contexto hostil, sin ser reconocida como poeta, limitación que se prolonga, en algunos ámbitos, hasta la actualidad. En los 60 realiza más viajes y, tras pasar por Argentina, vuelve a Europa. Expone sus tapices en arpillera en el Museo del Louvre, entre otras actividades. En 1966 graba el disco “Las últimas composiciones”, que incluye “Gracias a la vida” y “Volver a los diecisiete”, las canciones que la consagraron internacionalmente y que acumulan infinidad de versiones. Se suicidó en 1967, cuando tenía 49 años, en su carpa de La Reina, en lo que se cree tuvo relación con sus frustraciones amorosas. En julio de 2016, ediciones de la Universidad de Valparaíso presentó en Santiago el libro “Poesía”, en lo que varios críticos y académicos consideran como la tardía aceptación de su condición de poeta).

 

 

   Porque los pobres no tienen

 

Porque los pobres no tienen

adonde volver la vista,

la vuelven hacia los cielos

con la esperanza infinita

de encontrar lo que su hermano

en este mundo le quita, ¡palomita!

¡qué cosas tiene la vida, zambita!

 

Porque los pobres no tienen

adonde volver la voz,

la vuelven hacia los cielos

buscando una confesión

ya que su hermano no escucha

la voz de su corazón, ¡palomita!

¡qué cosas tiene la vida, zambita!

 

Porque los pobres no tienen

en este mundo esperanzas,

se amparan en la otra vida

como a una justa balanza,

por eso las procesiones,

las velas, las alabanzas, ¡palomita!

¡qué cosas tiene la vida, zambita!

 

De tiempos inmemoriales

que se ha inventado el infierno

para asustar a los pobres,

con sus castigos eternos,

y el pobre, que es inocente,

con su inocencia creyendo, ¡palomita!

¡qué cosas tiene la vida, zambita!

 

El cielo tiene las riendas,

la tierra y el capital,

y a los soldados del “Papa”

les llena bien el morral,

y al que trabaja le meten

la gloria como un bozal, ¡palomita!

¡qué cosas tiene la vida, zambita!

 

Para seguir la mentira,

lo llama su confesor,

le dice que Dios no quiere

ninguna revolución,

ni pliego ni sindicato,

que ofende su corazón, ¡palomita!

¡qué cosas tiene la vida, zambita!

 

 

   Un río de sangre

 

Señores y señoritas

en esta gran circunstancia

voy a dejarles constancia

de una traición infinita,

que consumó la maldita

canalla del carnaval

contra la fuerza leal

y el cuerpo de cinco emblemas

que vivían los problemas

de la razón popular,

que vivían los problemas

de la razón popular.

 

Así el mundo quedó en duelo

y está llorando a porfía

por Federico García

con un doliente pañuelo.

No pueden hallar consuelo

las almas con tal hazaña,

qué luto para la España,

qué vergüenza en el planeta,

de haber matado un poeta

nacido de sus entrañas,

de haber matado un poeta

nacido de sus entrañas.

 

Un río de sangre corre

por los contornos del mundo

y un rito surge iracundo

de todas las altas torres,

no habrá temporal que borre

la mano de la injusticia

que con crecida malicia

profanó al negro Lumumba.

Su cuerpo se halla en la tumba

y su alma clama justicia,

su cuerpo se halla en la tumba

y su alma clama justicia.

 

Se oscurecieron los templos,

las lunas y las centellas

cuando apagaron la estrella

más clara del firmamento,

callaron los instrumentos

por la muerte de Zapata,

sentencia la más ingrata

que en Méjico se contempla.

Para lavar esta afrenta

no hay agua en ninguna patria,

para lavar esta afrenta

no hay agua en ninguna patria.

 

Dejando voy, peregrina,

mi llano de rosa en rosa

por Vicente Peñalosa

de la nación argentina.

Banderas de popelina

pa recoger tanta sangre,

que ningún viento desgarre

porque han de seguir flameando.

Pues Chile sigue llorando

a Rodríguez y Recabarren,

pues Chile sigue llorando

a Rodríguez y Recabarren.

 

 

   Aquí empiezan mis quebrantos

 

Con moño y delantal blanco

a los seis años justitos,

al brazo mi cuadernillo

me voy al colegio al tranco.

En viendo el camino franco

me puse a dar unos brincos.

Me dobla fuerza y ahínco

tal seremil de chiquillas,

Volando cual candelilla

contaba de uno hasta cinco.

 

Aquí principian mis penas,

lo digo con gran tristeza,

me sobrenombran “maleza”

porque parezco un espanto.

Si me acercaba yo un tanto

miraban como centellas,

diciendo que no soy bella

ni p’remedio un poquito,

la peste es un gran delito

para quien tiene su huella.

 

De llapa, mis compañeras

eran niñitas donosas,

como botones de rosa

o flores de l’azucena.

Pa’más desgracia, docenas

lucían su buena plata,

la Viola, una garrapata

menor de un profesorcito,

de sueldo casi justito

se nos volvía hojalata.

 

Declaro la estimación

qu’en mucha gente encontramos,

perfume son de retamos;

el sentido y la unión

se siente en el corazón

cuando nos brindan la mano.

Mas, el cariño d’hermano

se pierde en el infinito,

cuando falta el pan bendito

par’el vivir del cristiano.

 

Diez bocas siempre pidiendo

lleva mi maire el problema,

vestidos, botas y medias

panes al mes son seiscientos.

Pa’no andar con lamentos

remienda noches enteras,

cosiéndole a Valenzuela

y al dueño ‘e la propiedad,

pero esta plata, en verdad,

por el arriendo descuentan.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.