• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Camilo Restrepo Monsalve

   Olvido


Perdidos los días
en la tarea de amar la nada
las ausencias se convierten
en piedras de locura
caen como gotas de fuego
sobre la llaga de la memoria

No he olvidado
los cuerpos que me amaron

A mí me olvidó el olvido

 

   Minipostal


Lentamente
el humo de tu cuerpo
me fue dejando
ciego

 

   Second poem (to all)


Si vas tú a mi casa
háblale a mi hermano
del desierto

Cuéntale de aquellas guijas
que encontraste en el camino
dile que en su corazón hallaste otras piedras
que lanzaste sin contemplación
al vacío de mi cuerpo
anudadas a tu cuello

Si vas tú a mi casa
cuéntale a mi hermana
de la noche reflejada en mis pupilas

Dile que ya varias lunas
me han besado el rostro
que yo he besado tu vientre hasta el cansancio
como muerden el pan los hambrientos
o besan las aguas los suicidas

Si vas tú a mi casa
llama a la puerta y te abrirá mi padre

Él te guiará hasta mi cuarto
hallarás mi sombra entre los libros
en el patio
entre las ramas del helecho
el fantasma de mi perro aguardará tu entrada
para que al acariciar su lomo
la huella de tu mano se encuentre con la mía

Si vas tú a mi casa
siéntate a la mesa
y te servirá mi madre

Ella te abrirá la jaula de sus pájaros
para que adivines en su canto mi silueta
tal vez te ofrecerá su frente
para que la beses con ternura

Si vas tú a mi casa
no te olvides de besar la frente de mi madre
sé que reconocerá en tus labios
los besos que para ella
he mandado yo allí


--


Lentamente
como una charca de agua estancada
el amor se pudre

Los besos otrora inmensos
se deforman en espectros
agujas
se acumulan en los labios
se mueren
su olor
nos hiere la nariz

 

   Espuma


Tu pasado
es como la estela de un barco

Hace un camino tras de ti
te sigue lento
nunca te deja
mas poco a poco
sin darte cuenta
como la espuma
desaparece

 

   Ficciones


Pasan los días
el amor se hace
en camas prestadas

Siempre la misma faena
la rutina de muertes pequeñas
donde las ciudades se pudren
en un monótono ejercicio
de amores ficticios

Mientras el alma se seca
en cada crujido de la carne

 


   De los viajes


Un día
entras en la noche
para siempre
después
el sol
ya no te reconoce


--

Todo cuerpo embellece
a la luz del deseo

La deformidad se torna en goce
lo imperfecto en voluptuosidad

Luminosa la piel y la mirada
no queda más que sucumbir

Basta un roce
una chispa
una palabra
y la hoguera del deseo arde

Después
¡que venga la muerte!


(De "Felonías", edición independiente, al cuidado de Marta Quiñones, 2015. Camilo Restrepo Monsalve nació en Medellín, en 1987. Licenciado en Pedagogía Infantil y estudiante de Letras, obtuvo en 2011 mención de honor en el Primer Premio de Poesía Joven Ciudad de Medellín y su Área Mertropolitana, convocado por la Corporación Prometeo, organizadora del Festival de Medellín, donde en 2015 participó como invitado. Poemas suyos fueron incluidos en publicaciones impresas y digitales de su país y de Argentina, Chile y México).

 

 

   Contienda

Si al besar una boca
encuentras un espectro
huye

Son profundas las heridas del pasado
el camino del amor compartido
largo y espeso como la niebla

Más si eres fiero
si tu amor ha encallado en esa costa
no te queda más que iniciar la contienda

Lucha

Al final
tal vez
haya dos lenguas
para lamerte las heridas

 

   Sol en el sexo


El corazón es una cripta de soles

Todo lo que ardió se guarda en él
como descansan los carbones
dentro de una hornilla

como lumbre que espera volver a convertirse en fuego


A veces
viene un viento que trae noticias
de una vida y otra vida que fuimos


El sol

arde de nuevo sobre el sexo

 

   La mujer de tu interior

   I


Allí donde buscas, es donde la encuentras. Oscura estancia de ti mismo donde siempre hay una noche. Una luna negra empotrada en las paredes de tu alma, ilumina la ruta. Bordes afilados por los que caminan tus fantasmas, pequeñas cucarachas del olvido.


   II

Ella se desnuda, mientras ve girar las ruedas de tu infancia, mientras oye el trepanar de tus tacones en el piso. Como un gesto de perdón, la mujer de tu interior, lame el filo del cuchillo con el que tantas veces, tratarás de asesinarla. Porque sabe que no hay otra muerte dulce que la de tus manos, porque sabe que es la condenada de tu cárcel.


   III

Ella anhela salvación, pero no tiene miedo. Hurga entre sí misma para hallar la estratagema, el escudo, el talismán; el ojo de tigre por el que te acecha y te devora. Ella es quien de noche te masturba, quien te tuerce el cuello y te asfixia. Come las galletas por tu boca en las mañanas y se conforma, igual que tú, con ser embarazada cada noche por un íncubo. Es la que orgullosa, luce los aros plateados de tus ojos como nubes, como soles, como heridas. Ella es la que mantiene erguida tu cabeza y la alza altiva como un trofeo.


   IV

La mujer de adentro pide poco: solamente necesita un Baobab para orinar a su sombra y mantiene la vulva abierta para que puedan respirar tus hijos, los que nunca tendrás. No necesita de los gestos; corre desnuda por tu pubis y te besa el sexo con la boca de tu amante. Nunca envejece, vive condenada a morder eternamente los barrotes de la jaula en que la has encerrado, porque su vida es la tuya y su muerte también. No te pide besos ni caricias, solo quiere que la dejes asomarse por tus ojos; para ver otras mujeres interiores y rezar con ellas un rosario, para apaciguar su soledad.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.