• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Luis Alberto Spinetta

 

   Alma de diamante

 

Ven a mí

con tu dulce luz

alma de diamante

 

Y aunque el sol

se nuble después

sos alma de diamante

 

cielo o piel

silencio o verdad

sos alma de diamante

 

Por eso ven así

con la humanidad

alma de diamante

 

Aunque tu corazón recircule

siga de paso o venga

pretenda volar con las manos

sueñe despierto o duerma...

 

...o beba el elixir

de la eternidad

sos alma de diamante, alma de diamante

 

bien aquí o en el más allá

sos alma de diamante

 

y aunque este mismo sol se nuble después

sos alma de diamante

alma de diamante

 

 

   Durazno sangrando

 

Temprano el durazno del árbol cayó

su piel era rosa, dorado del sol

Y al verse en la suerte de todo frutal

a orillas de un río su fe lo hizo llegar

 

Dicen que en este valle

los duraznos son de los duendes

 

Pasó cierto tiempo en el mismo lugar

hasta que un buen día se puso a escuchar

una melodía muy triste del sur

que así le lloraba desde su interior

 

Quien canta es tu carozo

pues tu cuerpo al fin tiene un alma

Y si tu ser estalla,

será un corazón el que sangre

Y la canción que escuchas

tu cuerpo abrirá con el alba

 

La brisa de enero a la orilla llegó

La noche del tiempo sus horas cumplió

Y al llegar el alba el carozo cantó

partiendo al durazno que al río cayó

Y el durazno partido ya sangrando está

bajo el agua.

 

 

 

   Canción para los días de la vida

 

Este día empieza a crecer

voy a ver si puedo correr

con la mañana

silbándome en la espalda,

o mirarme en las burbujas.

 

Tengo que aprender a volar

entre tanta gente de pie

Cuidan de mis alas

unos gnomos de lata

que de noche nunca ríen.

 

Si la lluvia llega hasta aquí

voy a limitarme a vivir.

Mojaré mis alas

como el árbol o el ángel

o quizás muera de pena.

 

Tengo mucho tiempo por hoy

los relojes harán que cante

 

Y la espuma gira en torno a mi piel

me han puesto manos

para hablarle a las cosas

de mi y al fin mi duende nació

Tiene orejas blancas

como un soplo de pan y de arroz

y un hongo como nariz,

cuatro pelos locos

y un violín que nunca calla

solo se desprende

y es igual a las guirnaldas.

 

Este día es algo de sal

me dejó vibrando al nacer

Pesa y es liviano

como un hilo sin nombre

suena un poco a mi guitarra.

 

Tengo que aprender a ser luz

entre tanta gente detrás.

Me pondré las ramas

de este sol que me espera

para usarme como al aire.

 

Y es que al fin mi duende se abrió

tiene un corazón de mantel y batón

y un guiño al ver que todo es verdad.

Ya los gnomos cuiden

a un violín que siempre canta

nunca se adormece

y es igual a las guirnaldas.

 

Y es que nunca calla,

solo se desprende

y es igual a las guirnaldas.

 

 

   Seguir viviendo sin tu amor

 

Si a tu corazón yo llego igual

todo siempre se podrá elegir

no me escribas la pared

solo quiero estar entre tu piel.

 

Y si acaso no brillara el sol

y quedara yo atrapado aquí

no vería la razón

de seguir viviendo sin tu amor

 

  Y hoy que enloquecido vuelvo

buscando tu querer

no queda más que viento

no queda más que viento

 

(De "Luis Alberto Spinetta, cancionero", edición de la Presidencia de la Nación, a través del Ministerio de Educación, junto con el Instituto Nacional de la Música, Buenos Aires, 2015. Esta obra fue editada por el gobierno argentino en funciones entonces y enviada, en primer lugar, a unas quinientas escuelas de nivel medio con orientación en arte. Contiene letras de canciones y sus partituras. En ella, el ministro de Educación, Alberto Sileoni, escribió que la edición buscó comenzar a reparar un mal del sistema educativo del país, en el cual "las expresiones de la cultura popular, que son tan definitorias para la construcción de las identidades juveniles, fueron frecuentemente excluidas de las instituciones". El propósito era ampliar la distribución a todas las escuelas medias del país, pero el 10 de diciembre el gobierno cambió de signo y asumieron autoridades de orientación totalmente contrapuesta, de raíz conservadora, mucho menos propensas a incluir en los procesos de formación a los artistas populares. Luis Alberto Spinetta nació en Buenos Aires, en 1950, y murió en la capital argentina en 2012. El libro contiene un perfil biográfico del poeta, compositor y músico escrito por su hija Catarina, quien recuerda que su obra comprende 31 álbumes de estudio, 7 grabados en directo, 3 de recopilaciones y una banda sonora. Spinetta es considerado fundador del rock argentino. Condujo los grupos Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade y Spinetta y los Socios del Desierto. Varias de sus canciones están entre las más conocidas por la población de su país y trascendieron internacionalmente. Gran cantidad de músicos hicieron múltiples versiones de sus temas y algunos las cantaron con él. Uno de los ejemplos más trascedentes es el de Mercedes Sosa).

 

 

    Crisantemo

 

 

Tócame junto a esta pared,

yo quedé por aquí

cuando no hubo más luz

Quiero mirar a través de mi piel

Y volar otra vez

en tu cuerpo sin mí

 

Crisantemo,

que se abrió

encuentra el camino hacia el cielo...

 

Crisantemo

que se abrió...

encuentra de nuevo tus manos...

 

Una vez yo fui sólo una voz

que no supo gritar que perdía su amor.

Quiero decir, oh, a través de piel

y volar otra vez en tu cuerpo sin mí.

  

 

   Jardín de gente

 

  Alguien debió conservar

y cuidar con amor este jardín de gente

Eso es lo que nunca será

  ¿Cómo harás para ver y aliviar el dolor

en el jardín de gente?

  Algún acuerdo en tu alma tendrás

 

Y ya no sé,

si es que amanece o veo el cielo,

como un gran collage

 

Estás ciego al creer

que podrás evitar este jardín de gente

Con dinero no se inventa el amor, no

Ya te hartaste de frutos

y peces y panes que comes sin suerte

y el andén espera por mí

 

¿Y que dirás

cuando termines el bocado

de tu propia flor...?

 

Oh, alguien debió conservar

y cuidar con amor este jardín de gente

A Dios nunca se le ocurrirá, no

¿Cómo harás para ver

y aliviar el dolor en el jardín de gente?

Algún acuerdo en tu alma tendrás

 

Y ya no sé,

si es que amanece

o veo el cielo

como un gran collage...

 

El collage de la depredación humana...

 

 

   Los libros de la buena memoria

 

  El vino entibia sueños al jadear

  desde su boca de verdeado dulzor

  y entre los libros de la buena memoria

  se queda oyendo como un ciego frente al mar-

  Mi voz le llegará, mi boca también

  tal vez le confiaré

  que eras el vestigio del futuro.

 

 

Rojas y verdes, luces del amor

prestidigitan bajo un halo de rouge

¿Qué sombra extraña te ocultó de mi guiño

que nunca oíste la hojarasca crepitar?

Pues yo te escribiré, yo te haré llorar

mi boca besará

toda la ternura de tu acuario.

 

Más si la luna enrojeciera de sed

o las impalas recorrieran tu estanque

no volverías a triunfar en tu alma

yo sé que haría largos viajes por llegar.

Parado estoy aquí, esperándote

todo se oscureció

ya no sé si el mar descansará.

 

Habrá crecido un tallo en el nogal

la luz habrá tiznado gente sin fe

esta botella se ha vaciado también

que ni los sueños se cobijan del rumor.

Licor no vuelvas ya, deja de reír

no es necesario más

ya se ven los tigres en la lluvia.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.