• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Francis Cova

 

   Reencuentro

 

contenta es
           mecedora
           arrumaco a niña
           recién bañada
           inmarcesible
olor
     a
            siempre
Se sorprende el miedo de no estar

 

 

--

 

 

Yo, cuando hablo de café hablo de besar  la taza que se me desnuda entre las manos sudorosas, sin dejar de oirte y mirarte. Sin que te des cuenta de tal espectáculo.  Yo, cuando hablo de café hablo de mirarte como besas la taza y uno de tus dedos se aferra al orificio, al asa.


--

 

   Tóxico


Hay tanta arena detrás de tus ojos comiéndose a tu sombra
No sientes el vapor de las manos que te desnudan pero ríes
Como hiena mutilada
Como mimo en guerra
Como un espanto que se mete las manos en los bolsillos
y la gente.


--

 

   No tiempo

Que el día se caiga y se parta
en dos
en pedazos
que alguien lo recoja
se corte las manos con los segundos
Ves una lucha entre las horas y los minutos encima de nosotros, nos aplastan
Nos acribillan
Somos escudos del tiempo
No hay otrora, ni mientras tanto,  ni ahora ni suspenso, ni después ni alguna vez
Sueltas el pedazo y te lavas las manos
el espejo está intacto

descubres que era el día del no tiempo

--

 

A la flor. A la primera flor rechazada por la tierra.
A la flor que no se cura de ser flor. A la que a caricia mata y a palabra muere.
A la que está condenada a morir de pie.
A la flor que cree que todo lo puede. A la que se viste con huellas prestadas.
A la flor que se inclina como si tu fueras sol. A la flor que sufre de labios. 
A lo que llamamos flor.

 

--

 


Cuando ella se iba, cuando se rendía, no lo hacía a medias, se iba como mar abierto y sus venas iban llenándose de sal
Y ya no era. Y nadie la veía.

 

 --

  

La poesía está viva y arde y ve árboles donde no hay.

 

 --

 

Oigo que llueve pero no llueve
lo deseo tanto

y a la lluvia.

 

(Francis Cova es venezolana. Vive en Caracas. Los textos que se publican son inéditos. La autora tiene en desarrollo un espacio en internet para difundir sus poemas y microcuentos, que fueron enviados a pedido de La Poesía Alcanza Para Todos).

 

 

 

   No decretes


No termina de llegar
un olor me toca el hombro
y volteo
No hay nadie
Es posible oler la muerte
el Universo juega
al tin marín

 

 --

 

Yo veo mis cicatrices en colores
La casa salpicada de desnudez

 

--

 

Es terrible ver que lo que sientes
anda rondando por el pasillo
jugando al escondite
Se ríe como un duende
va desnudo erizándote la piel
Sin tocarte
Tengo entendido que la poesía ha muerto en mí
y que todo lo que toco
se rompe

 

--

 

Hay: vasos de agua,           copas de vino y fondos            de río.

 

--

 

Un día antes
de Morder talar 
Regar jugar 
Adivinar de quién serán las heridas con las que sueño
Morder la quijada al beso
Talar árboles no parásitos
Regar limaduras de hierro
Me retiro de este juego de azar
De ser escafandra y reventar

 

--

 

Un amante integral debería saber que la frente
es también
un punto cardinal

 

--

 

   Microcuentos

 

No llegó a su casa,  se fue a vivir por un buen tiempo dentro de un libro,  como hacen los escritores cuando enmudecen, como automedicándose.

 

--

 

Tuvo que depositarlo en un cuento, en un poema, en una novela, enterrarlo vivo para siempre en un campo literario para que sólo pudiera pensar en escapar cuando lo leían en voz alta.

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.