• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Ni Una Menos

 

   La organización no gubernamental argentina La Casa del Encuentro reporta que en el país se registra un femicidio cada 32 horas. Crímenes recientes motivaron la convocatoria a una protesta nacional el 3 de junio, frente al Congreso de la Nación, en Buenos Aires. El llamado, que surgió de activistas por la igualdad y de trabajadoras de la comunicación, se multiplicó rápidamente, con una ampliación que genera manifestaciones en todo el país. Escritoras, artistas, dirigentes políticas y sociales, funcionarias, apoyan este reclamo, que cosecha también la adhesión de hombres públicos, de diversas actividades. Lo que sigue es una selección de poemas de autoras mujeres, de varios países, como expresión de adhesión de este espacio al reclamo, bajo la consigna “Ni Una Menos”.

 

   TERESA CALDERÓN

 

   Mujeres del mundo: uníos

 

Arriba mujeres del mundo

la buena niña y la niña buena para el leseo

las hermanitas de los pobres y amiguitas de los ricos

la galla chora y la mosca muerta

la galla hueca y la medio pollo

la cabra lesa y la cabra chica metida a grande

canchera la cabra y la que volvió al redil

la que se echa una canita al aire

la que cayó en cana o al litro

y la caída del catre

las penélopes matas haris y juanas de arco

la que tiene las hechas y las sospechas

la que se mete a monja o en camisa de once varas.

La mina loca la mina rica pedazo de mina

la que no tenga ni perro que le ladre

y la que tenga un bacán que la acamele.

Arriba mujeres del mundo

la comadre que saca los choros del canasto

los pies del plato y las castañas con la mano del gato

las damas juanas y damiselas todas las damas

y las nunca tanto.

La liviana de cascos y la pesada de sangre

la tonta que se pasó de viva y la tonta morales

la que se hace la tonta si le conviene

la que no sabe nada de nada

y ésa que se las sabe por libro.

La madre del año arriba madre hay una sola

y las que se salieron de madre.

Arriba mujeres del mundo

la cabra que canta pidiendo limosna

la que como le cantan baila

y la que no cantó ni en la parrilla.

Arriba todas las que tengan vela en este entierro

la que pasa la lista y la que se pasa de lista

la aparecida y la desaparecida

la que se ríe en la fila y la que ríe último ríe mejor

la natasha la eliana la pía la paz la anamaría la lila

la angelina y la cristina

la que anda resolviendo el gallinero

la que pasa pellejerías y la que no arriesga el pellejo

la dejada por el tren o por la mano de Dios.

Que se alcen las mujeres con valor las pierdeteuna

y la que se las ha perdido todas

la percanta que se pasa para la punta

la que nadie lleva ni de apunte

y ésa que apuntan con los fusiles.

 

(De “Veinticinco años de poesía chilena, 1970-1995”, con compilación de Tomás Harris, Lila Calderón y Teresa Calderón, colección Tierra Firme / Poetas chilenos, Fondo de Cultura Económica, Santiago, 1996. Teresa Calderón nació en La Serena, Chile, en 1955. Publicó, entre otras obras, “Causas Perdidas”, en 1984; “Género femenino”, en 1989; “Imágenes rotas”, en 1995; “El poeta y otras maravillas”, en 2000; y “Obra poética”, en 2005, con la que fue finalista del premio Altazor. Es también cuentista y narradora).

 

 

   IDA VITALE

 

   Obligaciones diarias

 

Acuérdate del pan,

no olvides aquella cera oscura

que hay que tender en las maderas

ni la canela guarneciente,

ni otras especies necesarias.

Corre, corrige, vela,

verifica cada rito doméstico.

Atenida a la sal, a la miel,

a la harina, al vino inútil,

pisa sin más la inclinación ociosa,

la ardiente grita de tu cuerpo.

Pasa, por esta misma aguja enhebradora,

tarde tras tarde,

entre una tela y otra,

el agridulce sueño,

las porciones de cielo destrozado.

 

Y que siempre entre manos un ovillo

interminablemente se devane,

como en las vueltas de otro laberinto.

Pero no pienses,

no procures,

teje.

De poco vale hacer memoria,

buscar favor entre los mitos.

Ariadna eres sin rescate,

y sin constelación que te corone.

 

(De “Antología Básica Contemporánea de la Poesía Latinoamericana”, con selección y presentación de Daniel Barros. Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1973. Ida Vitale nació en Montevideo, en 1923. Integró el grupo de escritores que con Juan Carlos Onetti, Idea Vilariño y Mario Benedetti, entre otros, es nombrado como Generación del 45. Su primera publicación data de 1949, “La luz de esta memoria”. Se exiló en México en 1974, por la acción represiva de la dictadura que imperaba en su país. Conoció a Octavio Paz, quien la ayudó a insertarse entre escritores e intelectuales. Mientras realizaba trabajos en periodismo prosiguió con una escritura intensa de poesía. Por caso, publicó en México una antología, “Fieles”, ya en 1976, con segunda edición en 1982. Está radicada actualmente en Austin, Texas, Estados Unidos. Escribió también prosa y ensayo. Es traductora y recibió reconocimientos numerosos, entre los cuales figuran el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, que le fue otorgado en 2015).

 

 

   CARMEN GLORIA BERRÍOS

   

   Por un vestido blanco

 

Tan santa

me domingo amanecida

de blanco

mis pezones

y la línea del calzón

dibujan

no tan santa vestidura

Prendida del ayuno

Genuflecta

dos alas me santiguan

contraigo en manto negro

y redimo en pase blanco

que levítame desnuda

por las calles populosas

 

(De “Veinticinco años de poesía chilena, 1970-1995”, con compilación de Tomás Harris, Lila Calderón y Teresa Calderón, colección Tierra Firme / Poetas chilenos, Fondo de Cultura Económica, Santiago, 1996. Carmen Gloria Berríos nació en Santiago, en 1954. Publicó, entre otras obras “La mujer deshabitada”, en 1990; “Esa urgencia de vivir”, en 1992; “Razones personales”, en 1994, y “Prójimo de nadie”, en 2000. Poemas suyos fueron incluidos en varias antologías, entre ellas algunas publicadas en México).

 

   SUSANA THÉNON

 

Dejo una sombra, una estela caliente,

una flor en pleno páramo.

Arrastro

mi sangre, mi accidente,

mi otro mundo de animales ciegos.

Y detrás la palabra,

el silencio,

amor.

 

--

 

Si te odiara,

el mundo no se inmutaría:

nunca el mundo se ensaña

con los que odian.

En cambio te amo

y todo es catástrofe alrededor:

las voces, las manos, los rostros,

todos quieren apedrearnos.

 

(De "La Morada imposible", edición a cargo de Ana M. Barrenechea y María Negroni. Biblioteca de Poesía, Ediciones Corregidor, Buenos Aires, 2004. Susana Thénon nació en 1935 en Buenos Aires, donde murió en 1991. Publicó “Edad sin tregua”, en 1958; “Habitante de la nada”, en 1959; y “Distancias”, en 1984, entre otros. “La morada imposible”, tomos I y II, ya en 2001, reúne su obra poética. Fue también traductora y fotógrafa, actividad a la que se dedicó intensamente).

 

 

   LAURA YASAN 

   

   Genealógica

 

 

las hijas del nuevo mundo

son blancas como las luces de los shoppings

pálidas como los panes de mc donals

translúcidas lágrimas finales de best sellers

las madres huérfanas de las hijas del nuevo mundo

fuimos oscuras habitantes de hotel

tuvimos negras maneras de mirar

queríamos la vida en símbolos extraños

películas de bergman

las paridoras frígidas de las madres huérfanas

de las hijas del nuevo mundo

querían una historia sumergida en channel

casarse vírgenes con una réplica de cary grant

tener muñecas rubias de mejillas rosadas

mascadoras de chicle leyendo mujercitas

las hijas huérfanas de las madres frígidas del viejo mundo

queríamos la curvas mullidas de la marylin

y el aspecto latino de una amante del che

pero ellas

las nietas de la decadencia

las hijas del imperio del nuevo mundo

sólo desean ser

delgadas como un tallo

livianas como el ala de una mariposa

anhelan despertar

con los dedos más largos cada día

para hundirlos hasta el fin de sus amígdalas

y vomitar sin voluntad

lo que resta del siglo.

 

(De "Poéticas al Encuentro", Poesía argentina y libanesa contemporánea, compilación de Edgardo Zuain y Sabah Zouein, Editorial Tantalia, Buenos Aires, 2008. Laura Yasan nació en Buenos Aires en 1960. Comenzó a publicar poesía en 1995, con “Doble de alma”. Siguieron, entre otros, “Cambiar las armas”, “Loba negra” y “Cotillón para desesperados”. Por “la llave marilyn” recibió el premio Casa de las Américas, de Cuba. Allí se editó esta obra en 2009, y un año después en Argentina. Se le adjudicaron otros premios y reconocimientos, entre ellos el de poesía EDUCA, de Costa Rica, en 1998. Versos suyos fueron incluidos en varias antologías y traducidos al alemán, francés, inglés e italiano).

 

    ANDREA GUIU

 

   Stripper

 

Se saca el velo  el antifaz la máscara astringente

se saca hasta la última partícula de rimmel

las pestañas postizas

después de haber lavado el rastro de la noche

en la mejilla con jabón de aloe

se saca las argollas que penden

los polvos cubreojeras se saca

la línea de una lágrima que de tanto frotar cae

sin ruido

sobre el labio

los invisibles la vincha el rodete

el moño el pelo fruncido

sobre la manta con arabescos de la India

se saca del bretel la hombrera

la blusa

los broches las ligas las puntillas la malla fina y clara

se saca los zapatos taco aguja de apenas un tono

más subido que las medias

la tobillera de perlas

se saca una a una las pulseras

en primer lugar la esclava que le regaló su abuela

el reloj diminuto su joya preferida

el anillo con la piedra negra

el de plata la alianza

la pintura de uñas

se saca la cutícula la crema la humedad de las axilas

con la gasa empapada de colonia cítrica

la bombacha con puntillas

se saca

el rouge con papel tisú

frente al espejo del baño

y de la pupila la sombra que le da la espalda

se saca

 

el sueño con la mano

la mueca del torso

la sonrisa

se saca un exabrupto agazapado contra el conejo de la suerte y los

refranes y la melancolía de la infancia

que guarda el frasco de mermelada oscura

del lado de adentro su maravilla sin sorpresas

se saca ese sabor

y el cepo

que ha trancado la puerta

el olor de la moquette el asombro del guardia

bajo la luna nueva

se saca del revés la cantinela

 

frota el vidrio se saca

la vergüenza

abre los brazos

el color del agua

sin contar hasta tres

se saca el grito

los huesos de la columna adhieren al filo de la proa

lunar al viento la brújula

de los marineros

y de sus extravíos el sexo oculto en las escamas

se saca la memoria

se limpia el urbanismo

salobre hiel

la mirada.

 

(De “Poéticas al Encuentro”, poesía argentina y libanesa contemporánea; compiladores, Edgardo Zuain y Sabah Zouein, traducciones de Sabah Zouein, Editorial Tantalia, Buenos Aires, 2008. Andrea Guiu nació en Brasil, en 1962. Creció en Argentina, donde se licenció en Letras. Es también narradora y tiene una larga trayectoria como periodista de temas culturales).

 

   NATALIA LITVINOVA

 

   Florecer

 

Mi piel

no sabe

cicatrizar,

debe ser

indicio de algo,

es como

si el cuerpo

insistiera

en permanecer

abierto,

obstinado

en florecer.

 

(De “Grieta”,  Gog y Magog Ediciones, Buenos Aires, 2012. Natalia Litvinova nació en Gomel, Bielorrusia, en 1986. Cuando tenía diez años, su familia se radicó en Argentina. Publicó, entre otras obras, “Esteparia”, “Todo ajeno” y “Balbuceo de la noche”.  Es traductora al español de autores rusos).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.