• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Cazar los miedos

Progetto 7LUNE de Italia convocó en las redes a poetas de América Latina a enviar textos en el formato de landay, un dístico con un primer verso de nueve sílabas y el segundo de trece. Este formato de poesía breve, considerado por algunos estudiosos un subgénero poético, es de uso frecuente por las mujeres pashtun, que recurren a él para denunciar la discriminación y la injusticia que padecen. Una de las responsables de Proggetto 7LUNE, Silvia Favaretto, afirma que landay significa “pequeña serpiente venenosa” y que puede expresar una poesía “de rebelión”, sobre la realidad general o personal. Viene de la tradición oral y se reproducía sin mención del autor y, actualmente, su difusión dentro de Afganistán y fuera de ese país constituye una forma de lucha contra la discriminación de género. La realización en Italia de un recital de landays escritos por poetas italianas como homenaje y respaldo a sus colegas afganas inspiró a Favaretto a proponer una convocatoria general para escritoras en español. Así surgió y se publicó en formato electrónico el libro “La luna y las serpientes, Primera Antología de Landays Hispanoamericanos”, con coordinación de Favaretto y Daniele Rubin. Fueron publicados 248 textos, acompañados por ilustraciones de artistas de los países involucrados. Varios de los textos reflejan situaciones de padecimiento por discriminación y violencia de género, que se dan también en los países donde las autoras residen. Lo que sigue es una selección tomada de esa obra.

 

    ARGENTINA

 

    María Cecilia Berretta

 

Dolores que no tocan carne,

heridas producidas por crudas palabras...

 

 

   Carmiña Cándido Daverio

 

Te ofrezco mi pecho sangrante

que aún tiene clavado el cuchillo de tinta.

 

 

   Romina Cazón

 

No hay nada en el espejo

todo se lo llevó el reloj de arena.

 

 

   Liliana Varela

 

Que ironía doblar la cérvix

por el pecado de respetar a mi Dios.

 

 

 

   BOLIVIA

 

   María Cristina Botelho Mauri

 

¿Qué sino rompió mis entrañas?

El viento lleva mi voz, templa mi pena.

 

 

   CHILE

 

    Mónica Montero Fernández

 

Dejas caer tu palma en mi rostro

mi silencio se agudiza como un cuchillo.

 

Tus lóbregos ojos me duermen

la brisa que es hembra me despierta, me besa.

 

 

   Eugenia Toledo Renner

 

Escribiste secretamente

umbrales palabras de laguna quieta.

 

 

   COLOMBIA

 

   Yesenia Escobar Espitia

 

Pálida, lánguida, tríptica

cae la rosa en el pétalo que llora.

 

 

   Alma Fernández

 

Rota la equidad bogamos,

juntos sabremos volver a la libertad.

 

 

La palabra no es de brisa

tiene manos y pies que empujan los astros.

 

 

   COSTA RICA

 

   Gwendy Obando

 

Apretado mi brote en flor

al sentir su hedor se marchitó por dentro

 

 

    CUBA

 

    Mireya Robles

 

Soy ciudadana trashumante

de esta piel del mundo. Nunca me podrás borrar.

 

Sandalias de barro en mis pies

desandando caminos hasta desnacerme.

 

 

    ECUADOR

 

    Marialuz Albuja Bayas

 

Cuando la muerte olvida algo

hay una fiesta en el rincón de las muñecas.

 

  

   EL SALVADOR

 

   Esmeralda Soledad Olla Pineda

 

Tu amor se empecina en

descarnar una felicidad en fragmentos.

 

 

   Kenny Rodríguez

 

Empujamos en nuestro grito

la voz eterna de las desaparecidas.

 

 

   GUATEMALA

 

   Aída Toledo

 

Lloraban de dolor de rabia

sangre amarga rosas/cayendo hacia el abismo.

 

 

    HONDURAS

 

   Perla Rivera

 

Eran árboles de espinas

los que confundí en tu pelo con canciones.

 

Escribo tu nombre fantasma

y me niego en cada una de sus letras.

 

 

   Lourdes Soto

 

Este es mi pequeño viaje

no mi destino, habrá que cazar los miedos.

 

 

   Carolina Torres

 

Y no me hicieron de polvo

sino de la terrible nostalgia del fuego.

 

 

 

   MÉXICO

 

   Judith Cabrera De la Rocha

 

Fue el Estado, iban vivos

¿Dónde estarán? ¡Ay, mis hijos! ¡Ay, mis hijos!

 

 

   Xánath Caraza

 

Envuelven cuerpos flamígeros

ritmos líquidos, luna roja en los labios.

 

 

   Marisol Vera Guerra

 

Tu mies eclosiona en mi vientre,

mientras el cuerpo se desgaja, se vacía.

 

 

    NICARAGUA

 

   Ivette Mendoza Fajardo

 

No agilizaré mis pasos

hacia al mordisco de la vida que me acecha.

 

 

    PANAMÁ

 

   Mónica Miguel Franco

 

Arráncame el miedo, amor.

Trágatelo, con mi saliva y mi deseo.

 

 

    PARAGUAY

 

   Mónica Laneri

 

En susurros, la poesía...

es la libertad... ese secreto a voces.

 

Déjalos que sueñen en vano,

la fuerza nunca derrotó a la poesía.

 

 

   Albys Paredes

 

Oigo músicas que no suenan

toco manto de la bruma de la aurora.

 

 

    PERÚ

 

   Hilda Balbín Alcócer

 

Extraña condición de mujer:

engendrar verdugos para otras mujeres.

 

Landay: furor de relámpago,

un instante de serpiente resplandeciente.

 

Sobre mis pechos desollados

arrullo a mi hija. Mi casa llora astillas.

 

 

    REPÚBLICA DOMINICANA

 

   Jael Uribe

 

Y fui mujer, sabia serpiente

mujer hundida en su palabra, que no siente.

 

 

Soy ella, otra cara, la misma

creciendo como liana en la noche silvestre.

 

 

Pero sólo soy de aire y viento

vagar difuso de todos los tiempos muertos.

 

 

   URUGUAY

 

   Mary Suárez Escarón

 

El silencio clama justicia

¡sin cadenas! Se alza un rumor de mariposas.

 

La cuchilla troza cebollas

llora el filo por el destino de un eunuco.

 

 

    VENEZUELA

 

   María Antonieta Flores

 

Quemados mis manos y rostro

estoy intacta ante cada uno de tus azotes.

 

Las hormigas dibujan el agua

agonizan en la búsqueda del amor.

 

Cuerpo húmedo obligado a callar

conoce el castigo por voz del amante.

 

La limosna azul no te otorgo

eres amante de la viuda y su pobreza.

 

Bramido de tu sangre en los besos

por jadeos cuentan las horas de mi muerte.

 

   Esta antología incluye ilustraciones de Romina Cazón, Bárbara Fétis, Karla Lozano, Mireya Robles y Dulce Luna.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.