• @nimarlu
    De tristezas que no dejan costura por reventar y de otros amores impensables
  • @L0laM0ra
    Suelen anidar las ilusiones en la tímida noche buscando la última estrella
  • @monarcamanni
    Lo que nos rompa primero: el olvido o una canción
  • @Anadimeana
    Algunos inundan puentes y ventanas, otros llueven estrellas: cada palabra con su mano vuela
  • @xhuvia922
    Las esponjas del mar borran el horizonte
  • @nancyeldarjani
    El tiempo es un olor cuando llueve
  • @DeNegraTinta
    También te quiero a deshoras
  • @DLobosyQuimeras
    Barcos de papel en dique seco
  • @LaPetit10
    Yo ya no quiero sueños intocables
  • @BlueDement_
    El día que te conozcas, vas a enamorarte de mi
  • @RecMaria
    El tiempo matará lo que no defiendas
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño

Hugo Mujica

 

   Olvido

 

Hay vidas

que viven sin ser miradas,

 

                     como la lluvia en medio

                     del mar

 

o como se abre

una flor

al abrigo de un bosque

                  por el que nadie y sólo el viento

                                                             ha pasado.

 

Son vidas que abrazan el don,

 

                                  vidas que respiran

                                               desde su propio olvido.

 

---

 

Cae el sol

y otra vez la noche,

                       como cada día,

                                  como en toda la vida.

 

Nada de lo que se va se lleva todo

                       ni lo que regresa

                                  devuelve lo perdido,

                                          lo que falta, no falta: señala.

 

---

 

Animal herido nace

el hombre

cojeando entre lo que es

                          sin serlo nunca del todo;

 

             tan lejos de sí su anhelo,

                                 tan detrás de tanto

                                                    va alejando su vida.

                           -Lo que brota aquí,

                                 todo allá no es más que huida-.

 

 

   Osadía

 

Ver no es abrir los ojos,

                 es arrojar a un lado el bastón blanco:

 

                                 osar andar

                                              sobre el saberse perdido.

 

   Nace el día

 

Nace el día

bajo un cielo despejado,

 

          la claridad en la que todo

          se muestra,

          lo que hacia ella brota

                                  y lo que su misma luz marchita.

 

Todo nacer pide desnudez

                                  como la pide el amor,

                                             como la regala la muerte.

 

 

   (Confesión

 

El poema, el que anhelo,

al que aspiro,

es el que pueda leerse en voz alta sin que nada se oiga.

 

Es ese imposible el que comienzo cada vez,

                     es desde esa quimera

                                                    que escribo y borro.)

 

 

   I

 

La vida es creación de vida,

acontecimiento de sí,

                              venida a la presencia:

                                                       surge surgiéndose.

 

No hay vida en sí,

                    La vida es siempre desde sí,

 

fuerza creadora que se ejerce creando

                                      y creando cobra fuerza:

                                                       plasma, genera, da.

 

 

   II

 

El arte es vida en su gratuidad,

            en su poesía, en su primordial libertad;

 

crear es afirmar lo que la vida entrega:

                                         su crearse dándose a crear.

 

 

---

 

El poeta no anhela decir algo

y para eso crea,

 

el poeta busca crear,

busca que la obra exista,

                                    desea darle ser.

 

(Tampoco el poema busca decir:

 

es una vez nacido que su ser dice,

                                  que sus palabras revelan su ser.)

 

(De “Mirando caer las lluvias, antología poética”, con prólogo de Ernesto Román Orozco, Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas, Venezuela, 2013. Esta antología incluye poemas de “Brasa blanca”, de 1983; “Sonata de violoncelo y lilas”, de 1984; “Responsoriales”, de 1986; “Escrito en un reflejo”, de 1987; “Paraíso vacío”, de 1992; “Para albergar una ausencia”, de 1995; “Noche abierta”, de 1999; “Sed adentro”, de 2001; “Casi en silencio”, de 2004; “Lo naciente”, de 2007; “Y siempre después del viento”, de 2011; “Poemas inéditos”, de 2012-2013. Hugo Mujica nació en Buenos Aires, en 1942. Estudió Bellas Artes, Filosofía, Antropología Filosófica y Teología. Su portal oficial expresa que este conjunto de estudios “se refleja en la variación de su obra que abarca tanto la filosofía, como la antropología, la narrativa como la mística y sobre todo la poesía”. Además de Argentina, poemas suyos fueron publicados en Bulgaria, Chile, Costa Rica, Ecuador, Eslovenia, España, Estados Unidos, Francia, Italia, México, Venezuela y Uruguay. En 2013 se publicó “Cuando todo calla”, que recibió el premio Casa de América de Poesía Americana).

 

 

 

   Descalzo

 

Noche sin luna,

 

alguien, descalzo,

                   cruza el desierto.

 

Hay huellas que la noche vela,

                                hay desnudeces que la luz apaga.

 

 

   Sed adentro

 

La boca abierta bajo la lluvia

                      y el agua buceando el alma.

 

Sed adentro

hasta donde el mar se seca noche,

                     hasta donde la sed amanece playa.

 

 

 

   Donde me digo

 

En lo alto no se baten

las alas

ni en el silencio

se nombra al silencio.

 

De dios no sabemos nada

 

esa nada hiende

todo saber,

esa hendidura es lo aprendido

 

la ausencia que queda,

                                                 la huella donde me digo.

 

 

   Atardece

 

es la hora en la que el vivir duda.

 

una línea en sesgo dibuja

sobre la medianera

de un edificio

la frontera entre el día y su sombra

 

la avidez y el abatimiento.

 

ni más allá ni más acá: ni dios ni

yo, sólo márgenes,

líneas

 

fatiga de nombrar los afueras

de cada nombre

 

cornisas y umbral hacia lo que calla,

lo que sólo el fracaso, a veces,

                      en algún atardecer, escucha.

 

al comienzo se busca

lo alto, después, caída a caída,

                                             se muere raíces.

 

 

   Tierra desnuda

 

hay días en que nombrar no basta

 

descalzo, salí a sentir la tierra

las hojas

la madrugada fría.

 

bajo un árbol inclinado bajo el paso

de tantos vientos

 

(hueco y reseco

de retorcerse en sus ramas)

me supe vivo:

 

temblé la escarcha, el misterio, el vacío

y no pude sino caer, abrazar

el tronco

y llorar tanta belleza

mezclando mi sal

                  con la tierra desnuda.

 

al caer la tarde,

la postrera, callaremos las palabras

con las que enhebramos

              los pedazos de la vida;

 

cuando llegue la noche

y se nos devuelva el silencio

                                  oiremos al fin el latido.

 

 

   Sin sombras ni huella

 

hay que caminar descalzo,

huir desnudo

como un fugitivo sin meta

                           para no estar nunca perdido.

 

hundirse como una brasa

en la nieve,

 

o caer

como cae la lluvia para ser lluvia,

caer sin más huella

             que esa misma caída.

 

hundirse, caer

o volar como vuela de desnudez el viento

huyendo del espejo

                          que nos atrapa en cada llegada.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.