• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

Jesús Lara Sotelo

   Nació en La Habana, en 1972. Es también pintor, escultor, ceramista y fotógrafo. En septiembre de 2017 se inaugura una exposición suya en la capital cubana, "Poemas capitales", que combina su poesía con su obra en artes plásticas y visuales, y con "artefactos" poéticos.

 

    El precio de la danza interior

 

Después de siglos de decadencia, solo danzará el universo.

Nada produce más conmoción que la de ver morir un cisne derrotado.

Respiro una inocencia madura y en la pantomima del dolor hallo los versos.

Si alguien debe perdurar es el ser desangrado,

listo para admitirse imperfecto, vital, es decir, consecuente.

En la vida hay un retozo irrefrenable calentado por arcángeles.

Solo por esa razón el hombre puede sentir que flota.

No espero a ser descubierto por lo que puedo descubrir.

Hay algo en mí que resulta extraordinario

y estoy obligado a desear que ese algo exista a cualquier precio.

 

 

   Encrucijada

 

Soy optimista ¿por qué tendría que negarlo?

A pesar de las atrocidades y la nieve, a pesar del gris

y de las de flores negras con que azoto las nalgas de mis amantes,

soy optimista y en mis pupilas anida la imperfección del mundo.

He dejado atrás miles de recuerdos tan lentos como una gota de mercurio.

Las arenas movedizas matan despacio, te tragan con un sonido de lija

(lo he visto en ciertas películas donde las estadísticas se equivocan).

Me alegro de haber recorrido kilómetros tras los nubarrones

para acariciar la cabeza de un halcón antes de que lo lanzaran al vuelo.

Un vuelo concebido para matar a otras aves más inocentes.

La carne de un ave comida por otra ave es un acto de travestismo natural.

A mi edad el teatro entra en una crisis digamos existencial:

tengo úlcera en el duodeno y uso suéter en verano para bajar de peso.

Los idealistas como yo ignoran la realidad de las aceras

y a cada rato tropiezan y se hunden en una laguna de azufre.

Quizás buscando calor o algo gris que cae con la nieve.

Quizás porque los optimista sufrimos de parálisis facial

y detestamos comer la carne de otros hombres.

Quizás porque mal la profundidad y una gota de mercurio

puede matarnos en medio de una noche de atrocidades blandas.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.