• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Darío Jaramillo Agudelo

 

   Nació en Santa Rosa de Osos, Antioquia, en 1947. Además de sus propios libros, fue incluido en varias antologías. Es además, novelista y ensayista. Para noviembre de 2017 está invitado a la Feria Internacional del Libro de Oaxaca.

 

   Propósito

 

No menciones el amor: bien sabes que sería profanarlo.

Déjalo ser en silencio, para que sientas la música

de los dedos que rozan una piel amada.

Pero cállalo. Dedica tu babosa palabra a la pena;

exhibe sin pudor la dureza de tu corazón y así confirmarás que esa llaga ya no duele;

ah, tu corazón, esa zona manida de ti, sabia, anestesiada, infeliz.

No, no menciones el amor; déjalo crecer en silencio,

aliméntalo con silencio, compártelo sin decirlo

y solamente tartajea tu palabra para secretar tu viscoso veneno,

la amarga poción de tu cautela.

 

 

   Nocturno

 

Naufraga el sol, entre colores se hunde llevándose el contorno preciso de las cosas,

se corren las cortinas de este cuento.

El azul era azul y es ahora negro.

Detrás de la pared negra de la noche queda el día: a veces, la grieta que abre un rayo

                                                                deja ver la luz de tres de la tarde en la trastienda.

Pero ahora es la noche, dama negra, luna blanca, hora del sortilegio y del asalto,

                                                                                 del dulce sueño, del huevo o la gallina.

Se dice que la noche habita en el fondo de los mares. La noche es líquida.

La noche es humedad, aguacero que se desata entre relámpagos, nubes ciegas

                                                                                                                    que chocan en la oscuridad,

es pantano arrastrado por tinieblas,

la noche son los ríos depositando limo en los océanos,

la noche es humedad, sudor de cuerpos, saliva de lujuria, semen, savia reciclando oxígeno.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.