• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Elmo Valencia

 

   Nació en Cali, Colombia, en 1933. Fue fundador del Nadaísmo, junto con Jotamario Arbeláez, Gonzalo Aranjo y Eduardo Escobar. Los nadaístas, dijo en una declaración en mayo de 2017, a sus 91 años, “íbamos por el contenido, el veneno, la pólvora que traía el poema”.

 

 

   Amémonos

 

Amémonos al pie de la letra de una canción de Los Beatles.

Al pie de un verso surrealista, de un volcán echando chispas.

O de un reloj despertador porque el polvo del amor tiene un sueño profundo.

 

Amémonos bajo la lluvia para ver en el agua

los gestos que harán nuestros rostros cuando lleguen los besos

y el orgasmo.

Delante del lago de los sueños donde vive tranquilo un cocodrilo de plata

para hablar con él y decirle

que nunca dejaremos de amarnos.

O detrás de una estatua cagada por miles

de pájaros. Nos traerá buena suerte.

 

Amémonos como Digo Rivera amó a Frida Khalo

y Neruda a su canción desesperada.

Desesperados estamos todos porque no sabemos

hacia donde nos lleva este barco ebrio de Rimbaud.

Amémonos lejos del mundanal ruido

o cerca del aeropuerto para oír el rugir

de los motores de los aviones

cuando estemos unidos con los cuerpos ardiendo.

Enfin, amémonos hoy jueves

porque mañana lunes es imposible.

 

 

 

   Poema para aumentar el poder de la libido

 

Hagamos el amor frente al espejo

donde la belleza se mira los senos.

El espejo no dirá nada. La Belleza, menos.

 

O hagámoslo frente a un cuadro de Goya,

me gustaría La Maja Desnuda,

por el brillo de su vello púbico.

Goya no dirá nada. La Maja, menos.

 

Te imaginas nosotros haciendo el amor

frente a ese lienzo que en el mercado

tiene un valor de millones de dólares

según lo mercaderes del arte?

Se me paran los pelos de punta de solo pensarlo.

 

Si un gato nos mira, hagámoslo.

Me gustaría que fuera elgato

que Cleopatra guardaba entre sus muslos.

Los gatos, tan tiernos, sobre todo el gato de Cleopatra.

 

Hagámoslo frente al Ovni

en que los marcianos vinieron alatierra

para presenciar la resurrección de Cristo.

El Ovni no dirá nada. Los marcianos, menos.

 

Hagámoslo frente a cualquier cosa:

un televisor encendido, un fetiche,

una concha marina, un buque de guerra,

un canario, un escaparate, un fusil,

un coche deportivo, o una araña peluda.

 

Menos frente al volcán Vesubio.

Como en los tiempos de Pompeya,

un río de lava podría nuevamente

cubrir nuestros cuerpos desnudos.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.