• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Elmo Valencia

 

   Nació en Cali, Colombia, en 1933. Fue fundador del Nadaísmo, junto con Jotamario Arbeláez, Gonzalo Aranjo y Eduardo Escobar. Los nadaístas, dijo en una declaración en mayo de 2017, a sus 91 años, “íbamos por el contenido, el veneno, la pólvora que traía el poema”.

 

 

   Amémonos

 

Amémonos al pie de la letra de una canción de Los Beatles.

Al pie de un verso surrealista, de un volcán echando chispas.

O de un reloj despertador porque el polvo del amor tiene un sueño profundo.

 

Amémonos bajo la lluvia para ver en el agua

los gestos que harán nuestros rostros cuando lleguen los besos

y el orgasmo.

Delante del lago de los sueños donde vive tranquilo un cocodrilo de plata

para hablar con él y decirle

que nunca dejaremos de amarnos.

O detrás de una estatua cagada por miles

de pájaros. Nos traerá buena suerte.

 

Amémonos como Digo Rivera amó a Frida Khalo

y Neruda a su canción desesperada.

Desesperados estamos todos porque no sabemos

hacia donde nos lleva este barco ebrio de Rimbaud.

Amémonos lejos del mundanal ruido

o cerca del aeropuerto para oír el rugir

de los motores de los aviones

cuando estemos unidos con los cuerpos ardiendo.

Enfin, amémonos hoy jueves

porque mañana lunes es imposible.

 

 

 

   Poema para aumentar el poder de la libido

 

Hagamos el amor frente al espejo

donde la belleza se mira los senos.

El espejo no dirá nada. La Belleza, menos.

 

O hagámoslo frente a un cuadro de Goya,

me gustaría La Maja Desnuda,

por el brillo de su vello púbico.

Goya no dirá nada. La Maja, menos.

 

Te imaginas nosotros haciendo el amor

frente a ese lienzo que en el mercado

tiene un valor de millones de dólares

según lo mercaderes del arte?

Se me paran los pelos de punta de solo pensarlo.

 

Si un gato nos mira, hagámoslo.

Me gustaría que fuera elgato

que Cleopatra guardaba entre sus muslos.

Los gatos, tan tiernos, sobre todo el gato de Cleopatra.

 

Hagámoslo frente al Ovni

en que los marcianos vinieron alatierra

para presenciar la resurrección de Cristo.

El Ovni no dirá nada. Los marcianos, menos.

 

Hagámoslo frente a cualquier cosa:

un televisor encendido, un fetiche,

una concha marina, un buque de guerra,

un canario, un escaparate, un fusil,

un coche deportivo, o una araña peluda.

 

Menos frente al volcán Vesubio.

Como en los tiempos de Pompeya,

un río de lava podría nuevamente

cubrir nuestros cuerpos desnudos.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.