• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Fernando Valverde

 

   Nació en Granada, España, en 1980. Entre sus obras, “Los ojos del pelícano” le permitió obtener el Premio Emilio Alarcos que otorga el Principado de Asturias. También ganó el premio Federico García Lorca para universitarios españoles.

 

   La apariencia

 

Una ciudad enferma es un invierno frío,

un invierno tan frío como el dolor sin viento,

un rincón es un verso,

un huracán un águila,

agosto una mentira.

 

Las cosas nunca son lo que parecen.

 

Lorca es la luna quieta.

sobre el estanque rojo,.

Neruda un animal.

que se retuerce y llora.

 

Tampoco los poetas.

 

Borges cogió del tiempo su descaro,.

Vallejo jamás leyó a Cernuda,.

Cernuda nunca quiso una mirada.

que pudiera salvarle,.

Miguel Hernández tuvo.

en su mano un fusil,.

y Alberti que fue un pájaro.

azul como las olas…

 

Los poemas que duelen son de todos,

la razón de los días está en ti,

el tiempo no comprende la existencia,

y la ciudad aún duerme,

todos duermen…

La noche es un lugar para el olvido.

 

La niebla nunca suele acomodarse,

los barcos que se hunden son ciudades

en el fondo del mar,

la música es el eco de un lugar muy profundo,

las palabras son cofres que contienen

una parte de ti que pretende ser pájaro.

 

Y hay un lugar que tiembla,

los lugares que tiemblan son paisajes,

paisajes parecidos a septiembre,

cartas que son espera,

direcciones de viento que procuran

recibir un adiós cuando es octubre

y nada se parece al equilibrio

de aquello que has amado.

 

La muerte es un instante que ya es nuestro,

el frío una razón para sentir

el calor de los otros.

 

Nada aquí se parece a su contrario,

este dolor tan simple es un desierto.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.