• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Denise Levertov, Estados Unidos, 20/1

 

   Nació en Ilford, Inglaterra, en 1923. Se nacionalizó estadounidense y murió en ese país, en 1997. Fue activa militante contra la guerra de Vietnam y defensora de los derechos de las mujeres.

  

      ¿Cómo eran ellos?

 

1)    ¿Usaba la gente de Vietnam

faroles de piedra?

2)    ¿Celebraban ceremonias

de reverencia al abrirse los pimpollos?

3)    ¿Tendían a reir apaciblemente?

4)    ¿Usaban hueso y marfil,

jade y plata como adornos?

5)    ¿Tenían un poema épico?

6)    ¿Hacían distinción entre el discurso y el canto?

 

1)    Señor, sus leves corazones se tornaron piedra.

     No se recuerda si en los jardines

     los faroles de piedra iluminaban placenteros caminos.

2)    Quizás se reunieron alguna vez

     para deleitarse con el abrir de las flores,

     pero después que mataron a los niños

     no hubo más pimpollos.

3)    Señor, la risa es amarga para la boca quemada.

4)    Un sueño hace tiempo, quizás. Los adornos son para la alegría.

     Todos los huesos fueron calcinados.

5)    No hay memoria. Recuerde,

     la mayoría eran campesinos; sus vidas

     eran de arroz y bambú.

     Cuando nubes pacíficas se reflejaban en los arrozales

     y los búfalos caminaban seguros a lo largo de las terrazas,

     quizás los padres contaban a sus hijos viejas historias.

     Cuando las bombas destruyeron aquellos espejos

     sólo hubo tiempo para gritar.

6)    Aún hay eco

     de sus palabras que eran como una canción.

     Decían que su cantar se asemejaba

     al vuelo de mariposas nocturnas en la luz de la luna.

     ¿Quién puede decirlo? Hay silencio ahora.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.