• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Denise Levertov, Estados Unidos, 20/1

 

   Nació en Ilford, Inglaterra, en 1923. Se nacionalizó estadounidense y murió en ese país, en 1997. Fue activa militante contra la guerra de Vietnam y defensora de los derechos de las mujeres.

  

      ¿Cómo eran ellos?

 

1)    ¿Usaba la gente de Vietnam

faroles de piedra?

2)    ¿Celebraban ceremonias

de reverencia al abrirse los pimpollos?

3)    ¿Tendían a reir apaciblemente?

4)    ¿Usaban hueso y marfil,

jade y plata como adornos?

5)    ¿Tenían un poema épico?

6)    ¿Hacían distinción entre el discurso y el canto?

 

1)    Señor, sus leves corazones se tornaron piedra.

     No se recuerda si en los jardines

     los faroles de piedra iluminaban placenteros caminos.

2)    Quizás se reunieron alguna vez

     para deleitarse con el abrir de las flores,

     pero después que mataron a los niños

     no hubo más pimpollos.

3)    Señor, la risa es amarga para la boca quemada.

4)    Un sueño hace tiempo, quizás. Los adornos son para la alegría.

     Todos los huesos fueron calcinados.

5)    No hay memoria. Recuerde,

     la mayoría eran campesinos; sus vidas

     eran de arroz y bambú.

     Cuando nubes pacíficas se reflejaban en los arrozales

     y los búfalos caminaban seguros a lo largo de las terrazas,

     quizás los padres contaban a sus hijos viejas historias.

     Cuando las bombas destruyeron aquellos espejos

     sólo hubo tiempo para gritar.

6)    Aún hay eco

     de sus palabras que eran como una canción.

     Decían que su cantar se asemejaba

     al vuelo de mariposas nocturnas en la luz de la luna.

     ¿Quién puede decirlo? Hay silencio ahora.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.