• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Denise Levertov, Estados Unidos, 20/1

 

   Nació en Ilford, Inglaterra, en 1923. Se nacionalizó estadounidense y murió en ese país, en 1997. Fue activa militante contra la guerra de Vietnam y defensora de los derechos de las mujeres.

  

      ¿Cómo eran ellos?

 

1)    ¿Usaba la gente de Vietnam

faroles de piedra?

2)    ¿Celebraban ceremonias

de reverencia al abrirse los pimpollos?

3)    ¿Tendían a reir apaciblemente?

4)    ¿Usaban hueso y marfil,

jade y plata como adornos?

5)    ¿Tenían un poema épico?

6)    ¿Hacían distinción entre el discurso y el canto?

 

1)    Señor, sus leves corazones se tornaron piedra.

     No se recuerda si en los jardines

     los faroles de piedra iluminaban placenteros caminos.

2)    Quizás se reunieron alguna vez

     para deleitarse con el abrir de las flores,

     pero después que mataron a los niños

     no hubo más pimpollos.

3)    Señor, la risa es amarga para la boca quemada.

4)    Un sueño hace tiempo, quizás. Los adornos son para la alegría.

     Todos los huesos fueron calcinados.

5)    No hay memoria. Recuerde,

     la mayoría eran campesinos; sus vidas

     eran de arroz y bambú.

     Cuando nubes pacíficas se reflejaban en los arrozales

     y los búfalos caminaban seguros a lo largo de las terrazas,

     quizás los padres contaban a sus hijos viejas historias.

     Cuando las bombas destruyeron aquellos espejos

     sólo hubo tiempo para gritar.

6)    Aún hay eco

     de sus palabras que eran como una canción.

     Decían que su cantar se asemejaba

     al vuelo de mariposas nocturnas en la luz de la luna.

     ¿Quién puede decirlo? Hay silencio ahora.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.