• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Vachel Lindsay. Estados Unidos, 20/1

 

   Nació en 1879 en Springfield, donde murió en 1931. Aunque estudió primero medicina, después se lanzó a las artes y recorrió el país cantando sus letras.

 

    Hablemos ahora por la paz

 

Señora de la Luz, y nuestra mejor mujer, y reina,

párese ahora por la paz (aunque la ira desgarra su corazón),

aunque no se ve más que humo y llamas y asfixia.

 

Señora de la Luz, pronúnciese, aunque sienta que habla sola,

aunque su voz luzca como la de una paloma en esta inundación

      de aullidos,

se oirá esta noche en todos los Senados y en el trono.

 

Aunque la expansiva batalla de millones y millones de hombres

amenaza esta noche con barrer la tierra entera,

detrás del humo late de nuevo la promesa de la bondad.

 

 

   Por qué he votado

   a la fórmula socialista

 

Yo soy injusto, pero puedo luchar por la justicia.

Mi vida es cruel, pero puedo votar a favor de la bondad.

Yo, carente de amor, digo que la vida debe ser hermosa.

Yo, que soy ciego, clamo en contra de mi ceguera.

 

El hombre es un bruto extraño – domestica sus fantasías –

Combate a la humanidad, para obtener dulces lujos.

Es así que él será, aunque la ley sea clara como el cristal,

aunque los hombres planean vivir en armonía.

 

Ven, votemos en contra de nuestra naturaleza humana,

clamemos a Dios en todos los lugares de votación

para que sane nuestro eterno pecado

y nos haga sabios con caras transfiguradas.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.