• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Vachel Lindsay. Estados Unidos, 20/1

 

   Nació en 1879 en Springfield, donde murió en 1931. Aunque estudió primero medicina, después se lanzó a las artes y recorrió el país cantando sus letras.

 

    Hablemos ahora por la paz

 

Señora de la Luz, y nuestra mejor mujer, y reina,

párese ahora por la paz (aunque la ira desgarra su corazón),

aunque no se ve más que humo y llamas y asfixia.

 

Señora de la Luz, pronúnciese, aunque sienta que habla sola,

aunque su voz luzca como la de una paloma en esta inundación

      de aullidos,

se oirá esta noche en todos los Senados y en el trono.

 

Aunque la expansiva batalla de millones y millones de hombres

amenaza esta noche con barrer la tierra entera,

detrás del humo late de nuevo la promesa de la bondad.

 

 

   Por qué he votado

   a la fórmula socialista

 

Yo soy injusto, pero puedo luchar por la justicia.

Mi vida es cruel, pero puedo votar a favor de la bondad.

Yo, carente de amor, digo que la vida debe ser hermosa.

Yo, que soy ciego, clamo en contra de mi ceguera.

 

El hombre es un bruto extraño – domestica sus fantasías –

Combate a la humanidad, para obtener dulces lujos.

Es así que él será, aunque la ley sea clara como el cristal,

aunque los hombres planean vivir en armonía.

 

Ven, votemos en contra de nuestra naturaleza humana,

clamemos a Dios en todos los lugares de votación

para que sane nuestro eterno pecado

y nos haga sabios con caras transfiguradas.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.