• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Allen Ginsberg. Estados Unidos, 20/1

   Nació en Newark, Nueva Jersey, en 1926. Murió en Nueva York, en 1997. Fue una de las figuras más destacadas y difundidas de la Generación Beat. Se opuso tenazmente al militarismo y a toda forma de represión. También rechazó el expansionismo estadounidense.

 

 

   América

   (fragmento)

 

América te lo he dado todo y ahora no soy nada.

América dos dólares y veintisiete centavos 17 de enero, 1956

No puedo aguantar mi propia mente.

América, ¿cuándo acabaremos la guerra humana?

Ve a hacerte coger con tu bomba atómica.

No me siento bien no me molestes.

No escribiré mi poema hasta que me vuelva la cordura.

América, ¿cuándo serás angélica?

¿Cuándo te quitarás las ropas?

¿Cuándo te atreverás a observarte a través de la fosa?

¿Cuándo serás digna de tu millón de trotskistas?

América, ¿por qué tus bibliotecas están llenas de lágrimas?

América, ¿cuándo enviarás tus huevos a la India?

Estoy harto de tus insanas exigencias.

¿Cuándo puedo entrar en el supermercado y comprar lo que necesite sólo

   con mi linda pinta?

América después de todo somos tu y yo los perfectos no el mundo próximo.

Tu maquinaria es demasiado para mi.

Hiciste que desee ser un santo.

Debe haber otra forma de zanjar esta discusión.

Burroughs está en Tánger no creo que regrese y esto es lo siniestro.

¿Te estás poniendo siniestra o ésta es alguna clase de broma pesada?

Estoy intentando ir al grano.

Me rehuso a abandonar mi obsesión.

América deja de presionarme sé lo que estoy haciendo.

América las flores del ciruelo están cayendo.

No he leído los periódicos por meses, cada día alguien va a juicio por asesinato.

América me siento sentimental por los Wobblies.

América fui comunista cuando era un chiquillo y no lo lamento.

Fumo marihuana cada vez que puedo.

Me siento en mi casa días enteros mirando extrañado las rosas del armario.

Cuando voy a Chinatown, me emborracho y no hay modo de encamarme.

Estoy decidido va a haber problemas.

Deberías haberme visto leyendo a Marx.

Mi psiquiatra piensa que estoy perfectamente bien.

No rezaré la Plegaria

Tengo visiones místicas y vibraciones cósmicas.

América aún no te he contado qué le hiciste al Tío Max después que llegó de Rusia.

 

 

Me estoy dirigiendo a ti.

¿Vas a dejar que tu vida emocional sea manejada por la revista Time?

Estoy obsesionado con la revista Time.

La leo cada semana.

Su tapa me mira con fijeza cada vez que me escabullo por la dulcería de la esquina

La leo en el sótano de la Biblioteca Pública de Berkeley.

Siempre me habla de responsabilidad. Los hombres de negocios son serios. Los

   productores de películas son serios. Todo el mundo es serio menos yo.

Se me ocurre que yo soy América.

Estoy hablando para mi mismo, otra vez.

 

   (Tomado de “Poesía Norteamericana”, colección Los Grandes Poetas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1990. En el caso de Ginsberg, selección y prólogo a cargo de Jorge Ariel Madrazo).

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.