• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

Erri de Luca

   Nació en Nápoles, Italia, en 1950. A fines de 2016 presentó en Barcelona una antología de su obra poética, “Sólo ida. Poesía completa”, publicada por Seix Barral.

 

    Considero valores todas las heridas

 

Considero valor cada forma de vida, la nieve, la fresa, la mosca.

Considero valor el reino mineral, el conjunto de las estrellas.

Considero valor el vino junto a la pasta, una sonrisa involuntaria,

el cansancio que no niegan dos viejos que se gustan.

Considero valor lo que mañana no valdrá nada y lo que hoy ya vale poco.

Considero valor todas las heridas.

Considero valor ahorrar agua, reparar zapatos, callar a tiempo,

socorrer a gritos, pedir permiso antes de sentarse, probar gratitud

sin recordar bien el porqué.

Considero valor poder saber dónde está el norte en una habitación

y el nombre del viento que seca la ropa.

Considero valor el viaje del vagabundo, la clausura del monje,

la paciencia del condenado sea cual sea su culpa.

Considero valor emplear el verbo amar y la hipótesis

que un creador existe.

Muchos de estos valores no los he conocido.

 

 

   Dos

 

Cuando seamos dos seremos vigilia y sueño

nos hundiremos en la misma pulpa

como el diente y su segundo,

seremos dos como son las aguas, las dulces y las saladas,

como el cielo, del día y de la noche,

dos como son los pies, los ojos, los riñones,

como los tiempos del latido

los golpes del aliento.

Cuando seamos dos no tendremos mitad

seremos un dos que no puede dividirse con nada.

Cuando seamos dos, ninguno será uno,

uno será igual a ninguno

y la unidad consistirá en el dos.

Cuando seamos dos

cambiará también de nombre el universo

se volverá diverso.

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.