• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Julia Santibáñez

   Poemas de Julia Santibáñez, incluidos en el libro “Ser azar” (Abismos, México, 2016). Nacida en México en 1967, la poeta se adjudicó a comienzos de diciembre la primera edición del Premio Internacional de Poesía Mario Benedetti, con la obra “Eros una vez”, que será publicado por Planeta en Argentina, Chile y Uruguay.

 

   Cortejo

 

No quiero mirarte

y te miro,

entre el follaje.

Debería romperte las alas

y enterrar tu pico en tierra,

el tornasol de tus plumas.

Finjo que tu rito no me atrae,

ignoro que tu cuello brilla

más que otras veces.

Casi lo logro.

Pero Natura desleal

me traiciona

en un pliegue que se inflama.

 

 

   Pasajera

 

De tu trozo de mundo eres dueña,

niña de agua

que tiempo dentro te anuncias.

 

Con retumbos y piruetas

le borras a mi talle toda forma.

Pesas mis pechos, los estrías,

me amasas como quieres las costuras

hasta que un día,

soberbia, ocupes tu silla

y me dejes hecha una tonta,

sin poder reconocerme en mi cintura.

 

 

   A pie de fosa

 

Te enterramos con tu savia.

Dentro de la tierra, papá,

se te murieron las piernas,

se te murió la garganta,

te volviste todo tierra.

Bien muerta, también, la espalda

y tu sangre, que alimenta

las arterias de la tierra.

Este puñado es tu nuca.

Éste, que mi mano aprieta,

las axilas y las uñas.

Aquel otro, la cabeza

y más tierra, tus entrañas.

Roja sangre, negra tierra

que me ensucia las rodillas

y me lacera la boca.

Tierra roja, sangre negra

tu reñido cuerpo, papá.       

 

 

   El colmo

 

Y pensar que vas a estar muerto

toda la vida.

 

 

   Disolución

 

Nuestras dos almas

se besan la boca del alma

y las ganas de besarse

no les caben en la boca,

la desbordan,

emulsionadas,

se precipitan en fiera alarma

de confundirse

de cofundirse

de hacerse una.

Y luego son una porosa calma,

que cuando la luna arrecia

va por dos aceras

bajo la lluvia.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.