• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Ingrid Valencia

 

   Nació en Ciudad de México, en 1983.En abril de 2016 recibió, junto con el español José Pulido Navas, el premio internacional de poesía Pilar Fernández Labrador, que otorgan entidades de Salamanca. El poema que sigue fue tomado de la publicación Crear en Salamanca, que lo publicó justamente tras anunciarse el galardón.

 

 

   Una puerta 

 

Una puerta es una flor

que abre y refleja objetos.

 

Una puerta es el golpe,

el estruendo de la voz

cuando calla.

 

Me siento a imaginar

el otro lado del muro:

 

los barrotes, los caminos,

las esquinas de gente,

las pancartas, el vaivén.

 

Olvido la máscara

que entra y sale de casa.

 

Me refugio mientras avanzo

bajo el techo.

 

Mi casa es una mano,

un puño que se cierra.

 

Veo la flor que está cayendo:

el día, la noche.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.