• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

8 de Marzo: Stella Díaz Varim, de Chile

 

Nació en La Serena, Chile, en 1926, y murió en Santiago, en 2006. Fue llamada “primera poeta punk chilena”. Se relacionó con Nicanor Parra y, a través de él, entabló amistad con Allen Ginsberg. Enfrentó con determinación a la dictadura del genocida Augusto Pinochet, cuando asaltó el poder en 1973, por lo que sufrió prisión y torturas. Fernando Guzzoni realizó un documental dedicado a su vida y su obra, “La Colorina”, como se la llamaba. La poeta fue propuesta por @marcelamunozm, como contribución a la serie que La Poesía Alcanza está publicando con motivo del Día Internacional de la Mujer.

 

   La palabra

Una sola será mi lucha 
Y mi triunfo; 
Encontrar la palabra escondida 
aquella vez de nuestro pacto secreto 
a pocos días de terminar la infancia. 
Debes recordar 
dónde la guardaste 
Debiste pronunciarla siquiera una vez... 
Ya la habría encontrado 
Pero tienes razón ese era el pacto. 
Mira cómo está mi casa, desarmada. 
Hoja por hoja mi casa, de pies a cabeza. 
Y mi huerto, forado permanente 
Y mis libros cómo mi huerto, 
Hojeado hasta el deshilache 
Sin dar con la palabra. 
Se termina la búsqueda y el tiempo. 
Vencida y condenada 
Por no hallar la palabra que escondiste.

 

   Cuando la recién desposada

Cuando la recién desposada 
desprovista de sinsabor 
es sometida a la sombra. 
Sí. A su sombra... 
Enciende la bujía y lee.

¡Ah! Entonces no es nada 
la venida del apocalipsis, 
los hijos anteriores enterrados 
y un hilo de sangre desprendido del techo. 
No es nada ya el océano y su barco 
ni la muerte que intuye la libélula 
ni la desesperanza del leproso.

Cuando la recién desposada: 
Ya no estaré tan sola desde hoy día. 
He abierto una ventana a la calle.

Miraré el cortejo de los vivos 
asomados a la muerte desde su infancia. 
Y escogeré el momento oportuno 
para enterrarla.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.