• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Tsventanka Elénkova

 

   Nació en Sofía, Bulgaria, en 1968. Los poemas que siguen fueron  tomados de la revista mexicana La Otra, que dirige el poeta José Ángel Leyva, en la edición  abril-junio 2013.

 

   Reloj de arena

 

Semejante a la copa de un árbol frondoso

convertido en conífera

nos sentamos a la sombra recogemos sus frutos

o nos hacemos una veranda en lo alto

para contemplar la tempestad

o para soportarla solos

Nos sobreponemos a la muerte de alguien cercano

de algún pariente o incluso de uno mismo

y después las botellas juguetes de cristal

y después la velas luces

de árboles de navidad

a los cuales nunca nos trepamos

 

 

   Tempestad

 

Todos estamos cabeza abajo

las antenas son mástiles

de barcos volcados

por poco y van a hundirse

en el mar

sobre ellos

que es un estrujamiento

como en el metro de Londres

o en invierno en un autobús atestado

de cristales empañados

y destartalados amortiguadores

Alguien se recarga apretadamente contra ti

te aferras al bolso

o en último extremo deslizas una mano

por el reverso del abrigo

negro

con una costura en medio

no vaya  a ser que empiece a gotear de algún lado

Un olor

a perro mojado

a algo que está cociéndose y no es para cocer

y mientras te abres paso

tu bufanda aprisionada entre muchos cuerpos

un zigzagueo

te aprieta el cuello

sientes el rayo como tu pulso

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.