• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Carlos Juárez Aldazábal

 

   Nació en Salta, Argentina, en 1974. Publicó numerosas obras de poesía. La más reciente es “Las visitas de siempre, poesía reunida, 1996-2007”, El Suri Porfiado Ediciones, Buenos Aires.

   

    Celebración

Todo será reducido a las cenizas,
igual que mi camisa de la suerte
acribillada por fuegos de artificio
un día de año nuevo.
Este es el principio de la nada:
cenizas en el viento y un botón chamuscado.
El viento y las cenizas,
el rapaz homicida,
que hoy mismo ha despeinado otro trigal,
antes de incinerar mis esperanzas.
Otra cosa es el agua.
Cuando las cenizas formaban una prenda, 
llegaba un temporal al tendedero
y era un júbilo ver las gotas que caían.
Pero agua y cenizas se mezclan en el barro,
como un cadáver terco que pretende quedarse,
cenizas en el mar para engordar los peces,
hollín de un río muerto por donde nadie pasa.
Luego es que sale el sol, el que seca la mancha,
y adherida al cemento un pedazo de tela,
y un tizne algo marrón de lo que fue un recuerdo:
“aquí yace el pasado”, se piensa ingenuamente;
insólita ilusión de renovar la vida, celebrar lo que nace,
olvidar un momento la irreversible fuga,
constatando en el fuego la voz del calendario, 
confundiendo el azar con el destino.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.