• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Oscar Hahn

 

   Nació en Iquique, en 1938. Su obra "Mal de amor", de 1981, censurada por la dictadura de su país, se está reeditó a fines de octubre de 2014 en Argentina.

 

  

   En una estación del metro

 

Desventurados los que divisaron

a una muchacha en el Metro

 

y se enamoraron de golpe

y la siguieron enloquecidos

 

y la perdieron para siempre entre la multitud

 

Porque ellos serán condenados

a vagar sin rumbo por la estaciones

 

y a llorar con las canciones de amor

que los músicos ambulantes entonan en los túneles

 

Y quizás el amor no es más que eso:

 

una mujer o un hombre que desciende de un carro

en cualquier estación del Metro

 

y resplandece unos segundos

y se pierde en la noche sin nombre

 

 

   Invocación al lenguaje

 

Con vos quería hablar, hijo de la grandísima.

Ya me tienes cansado

de tanta esquividad y apartamiento,

con tus significantes y tus significados

y tu látigo húmedo

para tiranizar mi pensamiento.

Ahora te quiero ver, hijo de la grandísima,

porque me marcho al tiro al país de los mudos

y de los sordos y de los sordomudos.

Allí van a arrancarme la lengua de cuajo:

y sus rojas raíces colgantes

serán expuestas adobadas en sal

al azote furibundo del sol.

Con vos quería hablar, hijo de la grandísima.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.