• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Raúl Gustavo Aguirre

 

   Nació en Buenos Aires en 1927 y murió en Olivos, provincia de Buenos Aires, en 1983.

 

 

   Memoria de Alejandra

 

No la mataron en ningún lugar histórico

de nuestro siglo despiadado.

No la mataron en Treblinka ni en My Lai

ni en Camirí ni en Texas,

pero igualmente la mataron

en el lugar inexorable

donde está cada uno,

donde a todos nos puede de pronto suceder

que se nos viene encima una tiniebla

que odia y aplasta todo cuanto vive.

 

Sólo fantasmas mudos, ah, en su cuarto.

Y allí, entre los fantasmas,

ella de pronto hablaba como los volcanes,

como los condenados, como los horizontes:

a fuego puro y hondo.

 

Y era una niña triste que creía en la magia,

que conjuraba a los demonios,

que soñaba con pálidos vampiros

y barbazules quejumbrosos

y rubias baronesas más crueles de palabra

que en realidad de obra.

 

¡Oh la palabra y todo lo que inventa!

¡Amores, glorias, universos!

Pero la pobre, la infinita

palabra no la pudo defender

de esa tiniebla que odia

y aplasta todo cuanto vive.

 

Alejandra murió.

La pequeña, la triste, la que armaba

zapatos con cabellos y aureolas de ángel,

dalias en cuyo centro fulguraba el amor.

La que estaba fundada en poesía

y no lo supo en el momento necesario,

los literatos no se lo dijeron,

yo no le dije, nadie se lo dijo,

y ella se descuidó, se alejó de su lámpara,

se perdió en la tiniebla

que odia y aplasta todo cuanto vive.

 

¿Dónde estará con sus tristezas,

con sus endriagos y sus larvas?

¿Se quedará con ellos para siempre?

¿O la espera Endimión tras el espejo?

Su amado tan amado.

 

Me dijo amigo, me miró,

me dijo amigo hasta la vuelta,

pero no regresó.

 

Se me quedó su voz temblando en un poema.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.