• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Wallace Stevens

   Nació el 2 de octubre de 1879 en Reading, Pennsylvania, Estados Unidos, y murió en Hartford, Connecticut, el 2 de agosto de 1955

 

       Humanidad hecha de palabras

 

¿Qué seríamos nosotros sin el mito sexual,

el humano ensueño o el poema de la muerte?

 

Castrados en un amasijo hecho de luna. La

          vida consiste

en proposiciones acerca de la vida. El

          humano

 

ensueño es una soledad en la cual

componemos esas proposiciones, desgarrados

          por los sueños,

 

por los terribles sortilegios de las derrotas

y por el miedo a descubrir que derrotas y

          sueños son uno.

 

La raza entera es un poeta que escribe

las excéntricas proposiciones de su destino.

 

 

   La poesía es una fuerza destructiva

 

La desgracia es

no tener en verdad nada.

Es tener o nada.

 

Es algo para tener,

un león, un buey en su pecho,

sentirla respirar allí.

 

El corazón, perro fornido,

buey joven, oso patizambo,

prueba la sangre de ellos, no la escupe.

 

Es como un hombre

en el cuerpo de una bestia violenta.

Sus músculos son los de él…

 

El león duerme al sol.

Su hocico sobre sus garras.

Puede matar a un hombre.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.