• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Wallace Stevens

   Nació el 2 de octubre de 1879 en Reading, Pennsylvania, Estados Unidos, y murió en Hartford, Connecticut, el 2 de agosto de 1955

 

       Humanidad hecha de palabras

 

¿Qué seríamos nosotros sin el mito sexual,

el humano ensueño o el poema de la muerte?

 

Castrados en un amasijo hecho de luna. La

          vida consiste

en proposiciones acerca de la vida. El

          humano

 

ensueño es una soledad en la cual

componemos esas proposiciones, desgarrados

          por los sueños,

 

por los terribles sortilegios de las derrotas

y por el miedo a descubrir que derrotas y

          sueños son uno.

 

La raza entera es un poeta que escribe

las excéntricas proposiciones de su destino.

 

 

   La poesía es una fuerza destructiva

 

La desgracia es

no tener en verdad nada.

Es tener o nada.

 

Es algo para tener,

un león, un buey en su pecho,

sentirla respirar allí.

 

El corazón, perro fornido,

buey joven, oso patizambo,

prueba la sangre de ellos, no la escupe.

 

Es como un hombre

en el cuerpo de una bestia violenta.

Sus músculos son los de él…

 

El león duerme al sol.

Su hocico sobre sus garras.

Puede matar a un hombre.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.