• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

El flamenco está presente en la poesía de Lorca y Alberti

España tuvo en un período una visión despreciativa del flamenco, olvidándose que fue en su momento una expresión de protesta. Y sin observar, dice el poeta madrileño Benjamín Prado, que tuvo una influencia determinante en creadores como Federico García Lorca y Rafael Alberti.

 

   El creador se presentó en Carmona, provincia de Sevilla, en Andalucía, para dictar el curso “Los secretos del cante flamenco. Camarón en el recuerdo”, junto con Paco Cepero, Pansequito, Juan José Téllez y Manuel Curao.

   Camarón, o Camarón de la Isla, fue un cantaor gitano que nació en Cádiz, en 1950, y murió en Barcelona, en 1992. Fue considerada una figura muy destacada del flamenco.

   Prado expuso en el curso, informa el Diario de Sevilla: “Basta tener orejas para darse cuenta de que, a veces, las letras del flamenco son tremendas. Ha sido una cultura que durante muchos años fue mirada por encima del hombro, considerada de ultraderecha y la expresión de una España de charanga y pandereta, que no nos hacía sentir muy orgullosos, pero eso era mentira”.

   “El flamenco no tiene ideología –continuó-. En su origen, expresaba los problemas de los pobres. De hecho, Félix Grande decía que era una canción de protesta, pero de otra manera. Últimamente, el flamenco ha vuelto a molar, le ha pasado como al fútbol".

   Habló también del “flamenqueo”, es decir la presencia del flamenco en otras corrientes o expresiones musicales. “En la música pop hay todo el rato 'flamenqueoy es más fácil pasar de Pastora Soler a Antonio Mairena que de la nada a Mairena. No es una autovía, pero sí una carretera comarcal para llegar al flamenco".

   Durante su exposición, Benjamín Prado relató que el poeta Rafael Alberti lo llevó a una presentación de Camarón: “no hace falta entender para disfrutar de eso. Es como si te llevan a ver a Dylan. Y además tuve la suerte de ser vecino de Carmen Linares y de su marido Miguel Espín, en Madrid, y aprendí mucho de ellos".

   Fue entonces cuando expresó que "sería mucho peor poeta Lorca sin la influencia del flamenco. Y Alberti también".

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.