• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Alegato contra el reggaetón: el "delito penal lingüístico"

Rimar diminutivos con la finalidad de componer letras de canciones “tendría que ser tipificado como delito penal lingüístico”, en tanto hacerlo con gerundios “debería tener cárcel sin fianza”, enfatiza la española Ramona López, historiadora del arte, en una nota en que se muestra desesperada por las letras de reggaetón.

 

   La autora del artículo se pregunta, y no logra responderse, si la lectura de poesía, de autores como Antonio Machado y Gloria Fuertes, será para sus hijas antídoto suficiente ante la difusión mecanizada y abrumadora de canciones de este género, y más exactamente de cierto tipo de canciones.

   El artículo fustiga en general al reggaetón (reguetón en su españolización), al que la autora considera portador de letras machistas, discriminatorias, ofensivas para las mujeres, además de portadoras de un lenguaje en extremo simplificado, con fines evidentemente comerciales.

   Ramona López no toma en cuenta que no todo el género, que es una derivación del reggae, se caracteriza por letras redundantes sobre la mujer y la conquista sexual, que son las que impone la industria de la música y sus medios de difusión. Hay otra corriente, que no es promovida, que se hace cargo de temas como la injusticia, la opresión y la pobreza.

   En la publicación La Crónica del Pajarito, la historiadora del arte relata: “Cada noche les leo a mis hijas y a mi hijo poemas de Antonio Machado, de Ana Mª Romero Yebra, de Amado Nervo, de Concepción Arenal”.

   Esto es, dice, “parte de un plan”, para darles “opciones de lenguaje y de pensamiento”, aunque sin saber cuánta poesía es necesaria para neutralizar estrofas como "sabes que tu breva está buscando de mi pam pam". O como esta: "Porque tu belleza es un rompecabezas, pero pa' montarla aquí tengo la pieza".

   “Como se puede ver, sutil como una retroexcavadora en plena faena”, comenta con ironía.

   El machismo, prosigue, siempre se renueva y ahora “ha encontrado en el reggaeton un modo de expresión y difusión masivo y acrítico, un ideario viejo con ropajes nuevos”.

   Cataloga al género como una epidemia que “está por todos lados: en la radio, en la tele, en clase de baile, en las fiestas de cumpleaños, en fin, en el universo de nuestras criaturas”.

   De allí, concluye, su determinación de “mostrarles que otros mundos son posibles”.

   La nota completa está disponible en: http://www.lacronicadelpajarito.es/blog/ramonalopez/2017/05/poesia-contra-reggaeton

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.