• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Paco Ibáñez reclama música y poesía contra la "sociedad bambi"

Poesía contra el pasatismo y la liviandad, poesía para afrontar la “sociedad bambi” expresada en el uso hasta el hartazgo de camisetas con sonrisas, es lo que postula el músico español Paco Ibáñez, quien acumula la creación de canciones basadas en versos de alrededor de cuarenta autores. Tiene muy presente su encuentro en París con “el continente de los Andes que era en persona” Pablo Neruda.

 

   Nacido en Valencia en 1934, Paco Ibáñez tuvo a su cargo el cierre en Bilbao de una semana de homenajes a Blas de Otero, al cumplirse en marzo el centenario de su nacimiento.

   Los 40 autores de los que tomó poemas para hacer canciones son en su gran mayoría de lengua castellana, más “algún poeta francés”. Y dijo a Noticias de Gipuzkoa: “Lo que no he hecho, fíjate qué cosa más rara, es musicar poemas en euskera. Ha sido como una traición casi, jolín. Un día me van a coger y en Euskal Herria me van a meter en la cárcel”.

   “¿Quién lo llevó a la poesía de Blas de Otero?”, le preguntó la publicación, a lo que respondió: “Poetas vascos como Blas o Gabriel Celaya sí he cantado, pero ambos escribían en castellano. Vasco en mi lógica emocional es que escriban en euskera. Blas es vasco. Su estilo es vasco, habla de Bilbao, de Artxanda, pero el idioma no está presente, algo que él sufrió porque ya dijo, ‘lo primero que hicieron fue cercenarme la lengua’. No he musicado un poema en euskera”.

   También se le recordó que el primer poeta al que puso música fue “La más bella niña”, de Luis de Góngora, tras lo cual pasó a Federico García Lorca y de allí a otros poetas, y “así fui llegando hasta Neruda. Me encontré con ‘el continente de los Andes’ que era Pablo en persona, en París. Le canté su poema de Machu Pichu, le acompañé al ascensor y entonces me dijo: ‘Tienes que cantar mis poemas, porque tu voz está hecha para cantar poesía’. Hostia, será posible. Así compuse luego diez de sus poemas”.

   La conversación pasó después a la actualidad política española, cuando fue consultado sobre el “15M” de 2011, y el movimiento de los “indignados”. 

   Dijo al respecto que “una juventud que no es rebelde es como un pozo sin agua. Con el 15M y la indignación de las plazas de España empecé a respirar un poco mejor. Luego vienen los sabios, los que empiezan a teorizar, los que se olvidan del lado emocional, y todo se diluye”.

   Entonces criticó a los dirigentes y fuerzas políticas surgidas de esas protestas y expresó desesperanza respecto de ellas. “Sé que parten de una buena voluntad, pero puede ser como lo de Marx, que trajo a Lenin, Lenin a Stalin, Stalin trajo el Gulag. Te guste o no, si no sintonizas con sus criterios, te apartan. O te mandan al Gulag. No le oigo a Pablo Iglesias hablar de la creatividad, ni de cómo este país se hunde en la bestialidad, en cómo los norteamericanos están haciéndose con el mundo entero, cómo lo convierten en una pocilga”.

   Así, dijo Ibáñez, su única confianza es con la gente, “los que tienen sentimientos, los que no son asimilados ni engullidos, los que no dejan que nadie piense por ellos”.

   En cuanto a la poesía, expresó que “te ofrece que seas capaz de tomar el pulso y toda la dimensión que tiene la existencia. Hay que llenar el alma. La poesía traduce la vida. Si ignoras la poesía, te quedarás como un corcho que va flotando a donde le da la gana el río”.

   A partir de ese concepto, y volviendo a su presentación en Bilbao, expresó: “Se me olvidó decir que con cien Blas de Otero cambiamos este puto país que es España. Que no se parezca en nada a lo que es. Un país donde no se piense tanto en llenar las barrigas, sino en llenar los cerebros y el corazón. Y que la sangre circule”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2016/06/13/ocio-y-cultura/con-cien-blas-de-otero-cambiamos-este-puto-pais-que-es-espana

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.