• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Buscando poetas, puerta a puerta, y cantar fado

Es sabido que hay músicos, aunque no tantos como resulta deseable, que son grandes lectores de poesía y que realizan esas lecturas como verdaderos cazadores, anhelando dar con las palabras que se acoplen a las notas que rondan su espíritu creativo. En cambio, no hay mucha noticia del músico que toca a la puerta de los poetas para “seducirlos artísticamente”. Sin embargo, eso es lo que hizo la portuguesa Mísia.

 

   Fue prácticamente un peregrinaje y con gran resultado porque, dijo, “he tenido el privilegio de que casi todos los poetas de la literatura portuguesa me hayan escrito, desde José Saramago hasta Agustina Bessa-Luis”.

   Ellos quedaron así integrados al espectáculo “Mísia y sus poetas”, que presentó en Buenos Aires a mediados de junio, durante el segundo Festival de Fado de la capital argentina. Pero, “claro, no puedo dejar de sumar los poetas mayores. Sería imposible no cantar a Fernando Pessoa o a Florbela Espanca. ¿Cómo obviarlos? Ellos son nuestro patrimonio, nuestros poetas nacionales”.

   Mísia nació en Oporto, Portugal, en 1955, y está radicada en España. Considerada heredera de Amália Rodrigues, a quien menciona como referencia e inspiración, enhebró sin embargo un estilo propio de fado, sustento principal de su obra pero no único, pues se extiende a otros géneros, como tango y bolero, e idiomas, ya que canta también en catalán, español, francés, inglés y napolitano.

   “Desde cierto punto de vista –dijo al diario Página/12 de Buenos Aires- puedo resultar poco previsible, con todas estas piruetas que hago con mis repertorios y mis propuestas, aunque todas confluyen en puntos en común”.

   Pero ahora, con “Mísia y sus poetas”, se anima a afirmar que “volví al fado, sin más”.

   El diario le preguntó cómo logró el “privilegio” de grandes poetas que escribieran para ella. Explicó: “Durante mucho tiempo he ido casi como una vendedora ambulante, de puerta en puerta, llevando mi inquietud a los poetas, intentando seducirlos artísticamente, convencerlos de que mi voz podía ser un buen vehículo para sus palabras. Qué gran responsabilidad, ¿verdad? Y sí, hoy miro hacia atrás y puedo decir que he sido una atrevida y una desenfadada en muchos casos”.

   Pero además del atrevimiento y desenfado, que reivindica, “he tenido una gran ventaja adicional: ocurre que el palo más tradicional del fado tiene una métrica que encaja perfectamente en el poema, de modo que tú puedes convertir el mismo poema en más de mil melodías, y viceversa. Hay mucha música allí dentro esperando ser abierta, las posibilidades son infinitas”.

   Describió vasos comunicantes entre el fado y el tango, lo que explica su presencia frecuente en Argentina. “Es la misma raíz que hay en el tango: una música urbana, que se manifiesta en un principio por oposición a la sociedad de las buenas costumbres, un poco lumpen, portuaria, que aborda además las mismas temáticas. A mí me honra ser representante del fado”.

   Anunció que trabaja en un proyecto dedicado “íntegramente” a Amália Rodrigues. “Ya he grabado un disco doble que es, por un lado, piano y voz, y por el otro guitarra, porque muchos temas, sobre todos los más eruditos, los ensayaba de esta manera. Incluye además cuatro inéditos escritos para Amália, porque ocurre esto con ella, sigue apareciendo nueva, como si su biografía se siguiese escribiendo con este tipo de apariciones. Siento que para mí este será un punto de llegada, siento que ahora sí estoy lista para afrontar este desafío. Y así, al inverso de la opción que toman algunas cantantes, que comienzan su carrera cantando a Amália, para luego abrirse a otros caminos, siento que he hecho todo lo que hecho hasta ahora para, al fin, llegar a ella. Como un regalo que me tenía guardado, madurando, para cuando estuviera lista”.

   La entrevista completa está disponible en el enlace siguiente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-35790-2015-06-13.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.