• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Rosalía de Castro, Amancio Prada y los españoles que se van

“Pra Habana” es una canción que Amancio Prada compuso con base en un texto de Rosalía de Castro hace cuarenta años. La pieza era tomada entonces como alusión a los españoles que partían del país, para escapar de la dictadura franquista. El músico vuelve a presentar ahora esa y otras canciones y destaca su actualidad, en un período en el que España ve partir, otra vez, a decenas de miles de personas, escapando esta vez de la dictadura del mercado.

 

   La Voz de Galicia dialogó con Amancio Prada e introdujo al reportaje recordando que hubo temas de aquella obra que consiguieron gran trascendencia y siguen vigentes, que es lo que permite que el músico vuelva a presentarse con ellas.

   El arte y la poesía no tienen edad, expresó Prada. “No he dejado nunca de cantar esas canciones de Rosalía de Castro, con la misma emoción y la misma convicción”.

   Cuando la poeta escribió “Pra Habana”, siguió, “eran tantos los emigrantes gallegos que se iban a Cuba, a Argentina… Y cuando yo le puse música, antes del año 70, eran tantos los españoles, gallegos y paisanos míos que se iban, emigraban también, algo más cerca, a Europa”.

   “Y ahora –prosiguió- vuelven a salir y se vuelve a dar otro tipo de emigración, que muestra cómo es válido ese poema, va más allá del marco geográfico y del calendario”, lo que sucede con todas las canciones que compuso con poemas de Rosalía.

   La canción le dio al músico un premio, la “Galleta de Oro”, dotado con diez mil pesetas con las que se pudo comprar una guitarra que había visto en Valladolid. “Con aquella guitarra rosaliana compuse después en París mi primera canción sobre un poema de Lorca, titulado precisamente ‘La guitarra’.

   El diario le recordó que grabó el disco en marzo de 1975, cuando la dictadura franquista llegaba a su fin, y le preguntó por el significado de ese período.

   “El disco lo grabé, recuerdo, en dos noches, junto a Eduardo Gattinoni al violonchelo –relató-. Puede tener muchos defectos y carencias, pero tiene algo que para mí es importante, que es la emoción, el temblor que da el directo, aunque sea en un estudio de grabación”.

   Y aunque recuerda el contexto político, “la verdad es que aquello palidece con el tiempo”, dijo, porque al fin “lo que importa es aquella música, lo que sigue vivo y redivivo es aquella interpretación, que continuó dando un largo cantar. Sí había un gran calderón sobre los últimos compases de la vida del dictador, pero en aquellos años había un arte muy crítico, muy contestatario, la pintura, el teatro, la canción. Aquella falta de libertades era como un acicate para luchar por ellas desde cualquier campo”.

   Y como “todos los poemas de Rosalía están rociados con música”, no desestima componer más canciones.

   El reportaje completo está disponible en el enlace siguiente: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/cultura/2015/05/14/poemas-rosalia-rociados-musica/0003_201505G14P38991.htm

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.