• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Alejandro Sirí, República Dominicana (II)

   Poema enviado por Alejandro Sirí, de República Dominicana. Es poeta, psicólogo y catedrático, y desarrolla el blog http://enpsicologiaconsiri.blogspot.com.ar/

   Alexander está en Twitter: @AlexanderSiri.

 

   Qué no daría yo!

Por el relieve de sus manos, por la cordillera de su cuerpo... ¡qué no daría yo! 
Por un nudo de su garganta, por un desenlace en su vientre... ¡qué no daría yo!
Por un murmullo de sus ojos, por un escándalo de su lengua... ¡qué no daría yo!

Y quedar envuelto en la órbita amplia de sus alegres ojos.

Por un roce de la comisura de su alma, por una mordida de los labios de su entraña... ¡qué no daría yo!
Por sentir la humedad del cielo de su boca... ¡qué no daría yo!
Por un cuarto de su menguante, por una luna de su sol... ¡qué no daría yo!


Doscientas treinta y nueve fueron las gotas que resbalaban por su cuerpo... qué no daría por volverlas a contar.

Por el concierto de sus pasos, por la melodía de su voz... ¡qué no daría yo!
Por un latido de tu pecho, por ser la sombra de sus besos... ¡qué no daría yo!
Por el imán de sus labios, por el esmalte de sus dientes... ¡qué no daría yo!

Alguien estará mintiendo mis versos en un lenguaje distinto al de sus besos...
Qué no daría yo por quedar detrás de su olor humedecido, bajo la espalda de la luna. 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.