• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

René Valdés Morales, de Chile

Poema enviado por René Valdés Morales, de Viña del Mar, Chile (en Twitter, @Renealonzo)

 

Ojos amarillos

 

Tropiezo sería no hablar de tus ojos
Y callarlos levemente
Bendito egoísmo
Solo superado por el orgasmo del Big Bang

Yo hablo de ellos como callando.
Como si invitaran a morir un rato

En esta casa llamada silencio
Tu mirada desmemoriada es un canto a la paz
Yo te miro con ilusiones de quinceañero
Mas tu elocuencia es amplia y discriminadora
Para hombres como yo;
Fieles a la confianza perdida.

Yo no hablo de tus ojos,
Yo los callo
No conozco otra forma de mirarlos.

Mirada golandrinezca
Aurífera
Incluso amoral;
Hay otra forma de vida en tus fanales
Idiomas soberanos.

Hay miradas que deberían ser himnos.
Y ojos que deberían ser océanos.
Y tú, quédate allá
En el Olimpo de los mares azulinos
Donde los gritos se escapan fáciles

Lo que debía aprender
Ya me lo explicaste con tus ojos cerrados
Con la descabellada idea de que la revolución es posible
Fácilmente posible
En nuestros desórdenes ignotos e inimaginativos

Yo quiero morir en tus ojos en forma de brillo
Yo quiero morir en tus ojos
Y ser la lágrima que abraza tu boca de otoño

Yo quiero morir en tus ojos
Para más tarde
Ver el amarillo atardecer
Desde un balcón
Y que sea imposible no compararte.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.