• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Aranesvid López, de Caracas

Poema enviado por Aranesvid López, de Caracas, Venezuela. Aranesvid publica textos en su blog, araismos.blogspot.com [1] [1]. Colabora en quayoyoenletras.net [2] [2] y publica algunos artículos de opinión en la versión digital del periódico El Universal.

La poeta está también en Twitter: @araismos

El Camino Infinito

Soy el camino infinito.

Con piedras para que tropieces

y me beses,

para que te quedes

y me recuerdes,

para que te levantes

y te vayas...

y para que vuelvas a caer.

Tengo mis bondades,

procuro una vista al amanecer

sin obstáculos,

y dejo brillar mi sendero

a la luz blanca de la luna violenta.

Permito que corra

el agua por mis canales,

dejo que la tierra se acumule

y corra.

Que el barro pesado y lento

le dé forma a mis fronteras.

No llego a ninguna parte,

no vengo de ningún lado,

el tiempo

no significa nada para mí

y aún así la eternidad

me contempla.

Un Dios desconocido

ruega por mis oraciones,

que nunca han de pronunciarse.

Yo creo sólo en mí

los Miércoles por la tarde.

Soy un intento de mujer,

pero la que posee tu nombre.

Soy un camino infinito

que no te cansas de recorrer.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.