• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Patty Amezcua, "Tisha", de Acapulco

Poema de Patty Amezcua, “Tisha”, de Acapulco, Guerrero, México. Patty está en Twitter: @TISHA77

No hace falta

Yo solo pensé... No hace falta, y me perdí.

No hace falta decirte que desde tu espalda, desde tus noches sin mi eres viento que leo sin dormir.

No hace falta que siga escribiendo de lo que nadie, de lo que todos.

Y es que a veces no hace falta nada, y todo. Entonces camino descalza donde soy solo la creación exacta y no hace falta morir y ser llevada.

No hace falta olvidarnos y quedar suspendidos, extraños. No hace falta despojarnos de nada de lo que nos hemos dado.

¡Dime que no hace falta!

No hace falta correr a tus besos y rompernos la piel cuando al verte lentamente se desnuda el verso escrito de nosotros al nacer.

No hace falta que termine el día para cerrar los ojos, volar. No hace falta ajustar emociones si cuando camino un destino pinta sin blindar.

Y te amo, y te invento, y te vivo. Te presentas ante mi como un respiro. Y no hace falta perderte, ni dejarte, aunque tu ausencia.

No hace falta morirnos, vivir, resucitar, soñar, desear. No hace falta descubrir el más allá, no hace falta nada, y todo, y tú.

No hace falta que la lluvia moje, limpie, barra las calles de sueños detenidos. No hace falta lo que ya se ha escrito, lo que pasará.

No hace falta que no me digas todo.

No hace falta girar las estrellas para versar tu piel. No hace falta llegar a tu boca para derrapar en miel con gemidos entre agua y sed.

No hace falta despojar los besos de las montañas para escalar, tirar el ciclo cerrado para respirar. No hace falta nada, todo, tú, yo.

No hace falta que te quedes, que te vayas, que te hagas memoria de mi piel, de mis ansias, de mis pisadas cuando en sentido contrario voy.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.