• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Rubén A. Martinetto, desde Chile

   Poemas enviados por Rubén A. Martinetto, argentino residente en Santiago de Chile, quien tiene publicados los libros “Memoria Encallada”, en 2015, e “Inventario de Cielorraso”, en 2016. Martinetto espera la publicación de su siguiente obra, “Mismidad”.

 

   Y el mar vació sus aguas

aquella noche de vino ciego
aún sediento peregrino
de la esperanza maldita;
aprovisioné palabras
por si
su roja flor de fuego
osara abrasarme
en su dédalo
de risas esperanzadoras,
de sueños alcanzables,
de gracia silenciadora
suspiré o expiré
hasta que hube de hallar una rendija
una máscara de misterio
tal vez una barca

un naufragio acompañó
aquellas horas irredentas
enmudeció
mi mar emancipado
aquel vino
sobrevivió su noche
al peregrino que vació su alforja
y al sol transfundido
que liberó su aurora
un reloj sin agujas,
arena, ni memoria

 

   Entelequia

ha tenido que ser
que el amor
no vive donde se lo ve

que ocultó su rostro la alborada
cuando cesó su baile el girasol

que sólo son recurrencias
de titilantes constelaciones

que impone silencio 
tanta risa desmadejada


que naufragó un cuento
de héroes en cuarentena 

que un vino al descorche 
soltó un tiempo verde

ha tenido que ser
que a otros amantes los salvó
el amor creyendo que era la muerte

 

   Absolución

prerrogativa de gracia 
amar y morir en la misma dispensa
o con ellas abrazar 
la misma necesidad
y viceversa

 

   Aquél árbol de manzanas

que dulce fue amarte 
mientras ondeaban 
las cruces como lienzos 
tan allá 
de nuestras velas de sepultura 

y las ausencias 
ingrávidas 
cuando anunciaban 
que morir era así de bello 

que dulce fue amarte 
extraviado 
en los filos de una fe paseante 
por la arcadia de mis sueños 
camino al santo huerto 

y efusiones de esperanzas 
como puente colgante 
cruzaban ciegas el abismo 
asidas como sombras 
en espera del medio día 

que dulce fue amarte 
durante aquel tiempo 
de golondrinas en los huesos 
agua bendita en los labios 
como surcando un cielo

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.