• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Yara Shnhky, desde Chile

   Poema enviado por Yara Shnhky, venezolana residente en Chile, quien está presente en Twitter, en la cuenta @Yara_Shnhky

 

 

   XIX

 

Cuando el hombre

pudo voltear

y vio su destino,

fue necesaria la noche,

(de precisiones ella sabe)

un epitafio

se cernía sobre sus ojos.

Ciego él,

por la penumbra que lo alcanzó

porque del tiempo,

él ya no huía.

 

            Un hombre siempre está sentado

            sobre sus ruinas.

 

Después de ayer,

la muerte es la ausencia total de tiempo

y de tiempo,

colma ella su existencia;

y del óxido de los clavos

que tuercen, calcinan

y nos dejaron olvidados…

 

En este lugar de ausencias,

no soy la única:

las soledades se erigen,

y acompañan con hondos

presagios.

 

La muerte es un desafío,

olvido conocido.

 

Penumbra,

                        las cosas

                                   que no

                                               puedo

                                                           ver.

 

Para quien ve,

los ojos son una maldición.

 

          Voltear la mirada

          no se hace suficiente.

 

En este sembradío de desolaciones,

la fe es una puerta de hierro:

nadie sabe hacia dónde abre.

 

          Y el hombre fue libre

          y no supo, que libre era.

 

Porque ante la libertad,

todo es confusión:

                        el futuro es una carcajada (doble) en la espalda,

                                   ¿quién se atreve a voltear?

                       

 

El futuro es la grandeza

en una gota de lamento,

y yo vi a un hombre llorar

en la cima de su epitafio.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.