• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Yara Shnhky, desde Chile

   Poema enviado por Yara Shnhky, venezolana residente en Chile, quien está presente en Twitter, en la cuenta @Yara_Shnhky

 

 

   XIX

 

Cuando el hombre

pudo voltear

y vio su destino,

fue necesaria la noche,

(de precisiones ella sabe)

un epitafio

se cernía sobre sus ojos.

Ciego él,

por la penumbra que lo alcanzó

porque del tiempo,

él ya no huía.

 

            Un hombre siempre está sentado

            sobre sus ruinas.

 

Después de ayer,

la muerte es la ausencia total de tiempo

y de tiempo,

colma ella su existencia;

y del óxido de los clavos

que tuercen, calcinan

y nos dejaron olvidados…

 

En este lugar de ausencias,

no soy la única:

las soledades se erigen,

y acompañan con hondos

presagios.

 

La muerte es un desafío,

olvido conocido.

 

Penumbra,

                        las cosas

                                   que no

                                               puedo

                                                           ver.

 

Para quien ve,

los ojos son una maldición.

 

          Voltear la mirada

          no se hace suficiente.

 

En este sembradío de desolaciones,

la fe es una puerta de hierro:

nadie sabe hacia dónde abre.

 

          Y el hombre fue libre

          y no supo, que libre era.

 

Porque ante la libertad,

todo es confusión:

                        el futuro es una carcajada (doble) en la espalda,

                                   ¿quién se atreve a voltear?

                       

 

El futuro es la grandeza

en una gota de lamento,

y yo vi a un hombre llorar

en la cima de su epitafio.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.