• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Yara Shnhky, desde Chile

   Poema enviado por Yara Shnhky, venezolana residente en Chile, quien está presente en Twitter, en la cuenta @Yara_Shnhky

 

 

   XIX

 

Cuando el hombre

pudo voltear

y vio su destino,

fue necesaria la noche,

(de precisiones ella sabe)

un epitafio

se cernía sobre sus ojos.

Ciego él,

por la penumbra que lo alcanzó

porque del tiempo,

él ya no huía.

 

            Un hombre siempre está sentado

            sobre sus ruinas.

 

Después de ayer,

la muerte es la ausencia total de tiempo

y de tiempo,

colma ella su existencia;

y del óxido de los clavos

que tuercen, calcinan

y nos dejaron olvidados…

 

En este lugar de ausencias,

no soy la única:

las soledades se erigen,

y acompañan con hondos

presagios.

 

La muerte es un desafío,

olvido conocido.

 

Penumbra,

                        las cosas

                                   que no

                                               puedo

                                                           ver.

 

Para quien ve,

los ojos son una maldición.

 

          Voltear la mirada

          no se hace suficiente.

 

En este sembradío de desolaciones,

la fe es una puerta de hierro:

nadie sabe hacia dónde abre.

 

          Y el hombre fue libre

          y no supo, que libre era.

 

Porque ante la libertad,

todo es confusión:

                        el futuro es una carcajada (doble) en la espalda,

                                   ¿quién se atreve a voltear?

                       

 

El futuro es la grandeza

en una gota de lamento,

y yo vi a un hombre llorar

en la cima de su epitafio.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.