• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Alexander Rodríguez Ortiz, de Colombia

 

   Poema enviado por Alexander Rodríguez Ortiz, de Ibagué, Colombia. Este y otros textos están accesibles en la página y aplicación "WATTPAD":

 https://www.wattpad.com/story/60043197-noche-de-poes%C3%ADa 

   El autor está presente también en Twitter, en la cuenta @Poetaysarcasmo

 

 

   No, te quiero

 

Te paras tan bella 

Y delicada con tus caderas

Deliberadas, que producen

Locura e inestabilidad 

En mis adentros.

Siento como se pierde mi cuerpo

Para tratar de comprender

Tu sonrisa,

Versos difusos 

Con miradas cortantes,

Dejando una gran herida 

De dulce sabor,

Veneno que llena mi al alma y mata mi ser.

 

Te paras ahí tan pura,

Tan perfecta

que solo deseo tenerte,

sentirte pero no en mi piel,

sino en mi ser.

En mi conciencia 

Llena de infiernos

más oscuros, se pueden

pasar por la moralidad el mundo.

 

Me escupes la cara un te quiero,

de la forma más inocente y perfecta,

y te paras con esa filosa arma, 

que sé que en algún 

momento abrirá mí pecho, 

más doliente que el olvido 

en el viento. 

Mas pasional que una tragedia 

de amantes encerrados en el desprecio.

 

Deseo dominar este toro bronco 

que llevo en el pecho,

 

esclavizar mis demonios,

que salen de pecaminosos deseos. dejar salir esas palabras cortantes,

Sutiles deseos de pecado

mí Razón se pierde en la locura.

Mis versos se suicidan,

Se desnuda la euforia de las estrellas,

El dolor de mi cuerpo

Y el sufrimiento de mi alma.

 

Veo más que un te quiero,

siento más que un cuerpo.

Palabra que no llena un concepto

de locura, pasión de una sonrisa, fuego de tus cabellos, 

lienzo lleno de tus besos.

los atardeceres, 

amapola de caricias 

y dulce olvido, 

agua que rocía las llamas de mi infierno, 

sonata del mal que opaca la maldad del universo.

 

En realidad no te quiero,

Ni para mi, ni para él,

 

Ni para ellos, ni para nadie.

Te quiero tan ajena, 

Tan alejada como la Luna,

Tan distante como los atardeceres 

Te quiero tan tuya.

 

Te quiero aunque no 

Se describa lo que siento

Con tan amenas palabras 

De abrupto concepto de realidad

De este mundo incomprendido.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.