• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Davide Cortese, de Italia

 

   Poema enviado por Davide Cortese, de la isla de Lipari, Italia. La traducción al español, enviada también por el autor, estuvo a cargo de Domenico Monacelli.

 

    Debajo de la piel

 

 

Debajo de la piel

tengo correrías de inquietudes,

migraciones y fugas de deseos,

andanzas de tristezas.

Debajo de la piel, sin piedad,

la soledad de un fuego quema

mis abundantes multitudes.

Una helada llama

me toca con crueles verdades.

Un fuego sin amor

que quema como si fuera amor.

Mi piel es cenizas de poesía,

mi corazón un carbón encendido,

un abrasado pan negro

para el hambre de un misterioso demonio.

Soy la baya de la sonrisa de un dolor.

El cuento negro de una mujer de nieve.

Custodiado por un secreto, yo,

estoy respirando la sal de un viaje prohibido.

Acaricio el espectro del amante,

juntos ponemos en silencio todo mi canto.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.