• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Marina Izquierdo, de España

 

   Poemas enviados por Marina Izquierdo, de Valencia, España. Fue finalista del XVII Premio Ana María Matute de Narrativa de Mujeres y del XIII Certamen de Narrativa Breve del Día Internacional de la Mujer, que organiza el Ayuntamiento de Valencia. Asimismo, publicó en los Pliegos literarios de la Buhardilla y en el libro “El Tiempo se acaba” de varios autores, coordinado por la poeta María Teresa Espasa. El poema "Donde se cosen los silencios" fue publicado en la editorial Torremozas, Premio XXVIII Voces Nuevas. La poeta realiza publicaciones en Instagram (https://instagram.com/marinaizqdo/), y está presente en Twitter, en la cuenta @marina_izqdo.

 

      Donde se cosen los silencios

 

Desnuda

Sin oros ni platas

Con los azabaches prendidos en el cuarzo rosado.

 

Herida

Gotero de esperanza

En el pasillo verde donde se cosen los silencios.

 

Incierta

En el abrazo que apaga la luz

Sin querer saber aún a qué sabe el último sueño.

 

Sola

Tan llena y tan sola

En la carrera de imágenes de esa que es mi vida

Mientras afuera, esperan, sobre la baldosa incierta

los relojes de Dalí.

Y las abejas se detienen en la miel donde se hilvana

   la esperanza.

 

 

   Soy Mujer

 

Soy mujer y me distraigo,

me distraes, nos distraemos.

Tu comida, su examen,

nuestro huerto.

 

Soy mujer y me pierdo.

Me pierdes, nos perdemos.

Tus luchas, sus guerras.

La revolución que finges

            hacer

                        también

                                   mía.

 

Soy mujer y me despierto.

Atrás, el sueño

            atávico

                        de tus milenios.

 

Ni banderas ni logos.

                        Ya no me atraparás en el fogón de las trincheras.

Ni consignas ni promesas.

                        Ya no coseré tu disfraz de patriarcado.

 

Soy mujer y árbol.

Malinche sin Cortés.

                        Savia de madre, de abuela

                        y de hermana.

                        Copa de hija, de nieta tal vez.

Ni rama ni costilla.

O juntos Tronco, o la Nada.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.