• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Ana Sofía Buriticá, de Colombia

 

   Dos poemas de Ana Sofía Buriticá, de Medellín, Colombia. Fueron tomados, con su autorización, del blog en el que publica, https://nadanuncanadie.wordpress.com/.  Ella es estudiante de comunicación y periodismo. Y está presente en Twitter, en la cuenta: @Phiaciel.

 

 

A su lado fui todo lo que quería,

menos presente y futuro,

lo nuestro fue un amor discontinuo

con encuentros carnales y prosas rotas.

Siempre tuve oportunidad de decirle

todo lo que lo amaba,

pero no pude hacerlo

por temor a la perfección del olvido.

A veces

quisiera buscarlo y llevarlo a una fiesta fúnebre,

para gritar y enloquecer con la palabra sexo,

mientras  mis ojos derraman fragmentos de viejos errores

y mis brazos envuelven su delgada cintura.

A su lado fui todo lo quería,

menos presente y futuro.

 

--

 

Tengo la sangre fría y el corazón dividido en distancias enormes

mi sexo es femenino y mi alma asexual

camino y corro

lloro y blasfemo

estoy amando las calles oscuras que habitan los hombres tristes

un orgasmo es un libro que me abraza hasta el gemido

un estómago vacío que recibe la miel del Jack Daniel´s para hacer traquear la cama contra la pared vecina.

Querer con esperanzas bajo un cielo nauseabundo es arriesgarse a atender el dolor con las piernas abiertas.

Este día es un montón de palabras

un suelo gris y una carretera agujereada.

Solo yo puedo escuchar la canción que viene de los árboles

arrastrada por la voz de un hombre

solo yo puedo vivir con un cuerpo desnudo sudando sobre mi.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.