• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Patricia Ariza, de Colombia

   Patricia Ariza es dramaturga, actriz, directora teatral y poeta colombiana. En los años 70 perteneció a uno de los movimientos de poetas iconoclastas y rebeldes, el Nadaísmo. Los poemas que se publican a continuación pertenecen a “Hojas de papel volando”, libro que fue Premio Nacional en 2008, Poesía Obra Inédita, Colombia.

   Los poemas se publican por propuesta de J. Fernanda Sánchez Jaramillo, periodista colombo-canadiense, maestra en relaciones internacionales y trabajadora comunitaria (Fernanda está presente en Twitter, en la cuenta @Vozdisidente)

 

 

   Mi Casa

 

Solo hay una casa

pequeña, primigenia

y queda en una esquina.

 

Allí dentro, reposan todavía

algunos gestos que recorro minuciosamente.

En el segundo piso

está intacto el modo

de mi padre de empuñar

el martillo.

 

Más cerca, en la cocina

la gracia con que

mi mamá picaba

la cebolla.

 

En el comedor y

la escalera

los pasos en la noche

de mi tío que estaba loco.

 

Cerca de mi cama

la llave del baúl que

guardaba los vestidos

doblados de mi hermana.

 

Y en el vidrio de la

ventana, los ojos de una

niña con el miedo intacto 

de salir.

 

 

   Autoretrato de Patricia 

   en Amsterdam

 

Mi nombre es Patricia

nunca lo digo, lo escucho.

Estoy en Amsterdam

sin todas mis señales particulares.

Hoy miré a los ojos a Van Gogh

y decidí pintarme un retrato.

 

Mi nombre es Patricia

lo digo despacio en voz baja

Estoy lejos de todo. Hasta de mi.

 

Intento reconstruir lo que quedó 

de Patricia en la ciudad abandonada.

La cabeza sobre los hombros

y las piernas cruzadas.

 

Hace frío en Amsterdam

y mi nombre es Patricia.

 

Ayer había una cigüeña

sobre una chimenea estéril.

 

Y yo repetía mi nombre en Amsterdam

Reconstruía mi entorno poco a poco.

Quiero mi silueta intacta.

No quiero dejar huellas en Amsterdam.

No quiero recordar mi firma

ni mi número de teléfono.

 

Hoy no hay cuervos en

las comisas. Sólo patos

en los canales de Amsterdam.

Olvidé la calle donde vivo.

 

Devuélveme el bolígrafo

que aquí hay espacio

en blanco para mi nombre.

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.