• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Pamela Bustios, desde Estados Unidos (II)

 

   Poema enviado por Pamela Bustios desde Miami, Estados Unidos. Pamela es peruana y publica en http://paraderomercurial.tumblr.com/ También está presente en Twitter, en la cuenta @PamelaBustios

 

    La señora de la esquina

 

Gritos de ira, cólera enjaulada.

Pobre desquiciada, dicen algunos.

Palabras de aliento inoportuno,

basta mirarla, una flor abandonada.

 

Falta de amor, fervor y atención.

¡El diablo ha encendido su candela!

Noche tras noche, la señora se desvela,

sin sueños, ¿quién no pierde la razón?

 

La peculiaridad que tiene su andar,

al despertar, un tono preciso en sus ojos.

Se limpia, se estira, la escoltan sus despojos,

y su energía queda impregnada al pasar.

 

Por la noche salen dominantes los cuervos.

La aterrorizan con su revoloteo marcado.

Se embuten en su cerebro ultrajado

y Dios tarda en mandar sus siervos.

 

Alaridos de pánico, chillidos de confusión.

La escasa lucidez del día ya es oscuridad.

¿Cuándo llegarán sus días de normalidad?

La vida le usurpó cualquier opción.

 

De madrugada soltó un canto, ensimismada.

Las familiares súplicas cambiaron de piel,

su voz quebró el silencio de manera cruel,

melodías lánguidas, serenata destemplada.

 

Ahí continúa la señora en su esquina,

sentada absorta al filo de la vereda;

esperando comprender qué le queda

ignorando su papel en esta vida mezquina.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.