• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Pamela Bustios, desde Estados Unidos (II)

 

   Poema enviado por Pamela Bustios desde Miami, Estados Unidos. Pamela es peruana y publica en http://paraderomercurial.tumblr.com/ También está presente en Twitter, en la cuenta @PamelaBustios

 

    La señora de la esquina

 

Gritos de ira, cólera enjaulada.

Pobre desquiciada, dicen algunos.

Palabras de aliento inoportuno,

basta mirarla, una flor abandonada.

 

Falta de amor, fervor y atención.

¡El diablo ha encendido su candela!

Noche tras noche, la señora se desvela,

sin sueños, ¿quién no pierde la razón?

 

La peculiaridad que tiene su andar,

al despertar, un tono preciso en sus ojos.

Se limpia, se estira, la escoltan sus despojos,

y su energía queda impregnada al pasar.

 

Por la noche salen dominantes los cuervos.

La aterrorizan con su revoloteo marcado.

Se embuten en su cerebro ultrajado

y Dios tarda en mandar sus siervos.

 

Alaridos de pánico, chillidos de confusión.

La escasa lucidez del día ya es oscuridad.

¿Cuándo llegarán sus días de normalidad?

La vida le usurpó cualquier opción.

 

De madrugada soltó un canto, ensimismada.

Las familiares súplicas cambiaron de piel,

su voz quebró el silencio de manera cruel,

melodías lánguidas, serenata destemplada.

 

Ahí continúa la señora en su esquina,

sentada absorta al filo de la vereda;

esperando comprender qué le queda

ignorando su papel en esta vida mezquina.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.