Obra al rescate del “compromiso con el pueblo” de Rafael Alberti

“Rafael Alberti: un compromiso con el pueblo”, es una puesta de la compañía La Cuadra, presentada en Cádiz el 21 de octubre, con la cual su director Salvador Távora intenta rescatar la figura del escritor en su totalidad, oponiéndose a que sea reducido, como afirma que sucede, a “poeta coplero”.

La obra “es una aspiración a que se entienda al poeta y se conozca tal y como fue, no como empezaba a ser conocido”, ya que “en sus últimos años le estaban encasillando en un sector que no le correspondía, y se le había excluido del compromiso que en verdad siempre tuvo con el pueblo y la poesía”, dijo.
A su modo de ver, Alberti es un poeta “conocido excesivamente en algunos aspectos” y muy poco en otros.
La obra, ya estrenada en Sevilla en 2010, fue presentada ahora como parte del Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz, y en noviembre se integrará a la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos, en Alicante.
La música y la danza, junto a los versos, se suman para evocar la vida del poeta, su militancia en la Guerra Civil, el fascismo, la dictadura y el exilio, hasta el regreso a España.
El Diario de Jerez preguntó a Távora por qué su compañía se aboca a la figura del poeta, y fue entonces cuando dijo que Alberti es “excesivamente conocido” en unos aspectos y menos conocido en otros.
“Alberti es uno de los poetas de la Generación del 27 con una experiencia vivencial superior a los otros, ha sido el poeta que más historia de España ha vivido, y ahí había toda una historia que contar desde su compromiso con las letras, con el poema. Teníamos muchas ganas de tocar este aspecto de Rafael Alberti, no como un andaluz universalizado, sino como un universo poético que se hace andaluz. Esto nos daba la oportunidad de contar su militancia, su compromiso, su exilio, su vuelta y su muerte blanca en Cádiz”.
El subtítulo, “un compromiso con el pueblo”, se debe a que Alberti siempre lo tuvo, dijo el director, “y además él quería ser eso, un poeta de la calle, y yo creo que lo consiguió”
Lavozdigital.es preguntó a Távora si se trata de un homenaje, una reivindicación o ambas cosas, a lo que respondió: “Es una aspiración a que se entienda al poeta y se conozca tal y como fue, no como empezaba a ser conocido. En sus últimos años le estaban encasillando en un sector que no le correspondía y se le había excluido del compromiso que en verdad siempre tuvo con el pueblo y la poesía”.
“Toda su producción literaria y toda su vida fueron profundas –insistió-. Sin embargo, se le estaba tachando de poeta coplero, que no tiene nada que ver con su realidad. En la obra recorremos su vida a través de varias etapas en las que se demuestra su compromiso con el pueblo, su pertenencia a un partido político, su figura dentro de la Generación del 27 y su conocimiento de la historia de España, que le llevó primero a la militancia, después a la provocación, para acabar en la tristeza del exilio. También contamos su vuelta y su muerte en Cádiz. Para un poeta morir en su tierra es importantísimo. Él, además, lo hizo debatiendo, en la calle”.
Távora relató a la misma publicación que hizo consultas a la viuda de Alberti, Asunción Mateo, para que hiciera aportes que enriquecieran la historia y el recorrido por su vida, y a la vez para asegurarse fidelidad con los hechos.
Explicó que “en la obra se mezclan los textos del poeta, recitados por Carlos Cabra, con los cantes secos y sin guitarras y los bailes al son de melodías de músicos clásicos como Richard Wagner, Piotr Ilich, Tchaikosvsky y Mozart, entre otros. Es un montaje sencillo, austero, muy preciso, sin bisutería. Todo tiene que ver con el mundo andaluz de Alberti, pero no el de jarana y pandereta, esa Andalucía de postal en la que querían encasillar al poeta. Esa no”. (22.10.2011)